Encabezada por la madre de Johana Ramallo, ayer en La Plata se realizó la marcha por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer –declarado el 25 de noviembre en conmemoración del asesinato de las hermanas Mirabal– bajo la consigna “Basta de Violencias hacia las mujeres trans, travestis y lesbianas. El Estado es responsable”, con fuertes críticas al gobierno local y al provincial.

A cuatro meses y un día de la desaparición de Johana Ramallo, el movimiento de mujeres, junto con organizaciones sociales y políticas, coparon las calles de la ciudad de La Plata. Desde 1 y 63 –ultimo lugar donde se vio a la joven– Marta marchó con Nelly Gamboa, quien junto a Eugenia Curí se llamaron “madres de lucha” y se mostraron al frente de la columna durante toda la movilización. La multitudinaria movilización culminó en casa de gobierno, donde las tres madres fueron las principales oradoras, previas al documento consensuado por las organizaciones.

“Sé que tengo que seguir con fuerzas y con esperanzas, que yo a mi hija la voy a encontrar viva como me la sacaron. Me siento muy acompañada por organizaciones y por muchísima gente, pero de parte del Estado y del gobierno me siento abandonada. Son ellos quienes nos abandonan primero para que esta gente llegue a este punto: a secuestrar y a sacarnos a nuestras hijas”, dijo a Contexto Marta Ramallo.

En camino a la casa de gobierno, la movilización llevó su reclamo también a la Comisaría 9ª, encargada de la seguridad de la zona donde desapareció Johana. En la puerta, además de pegar afiches pidiendo por la aparición de la joven, Marta y las miles de personas que la acompañaban, con cantos, cargaron contra esta fuerza policial señalándola como responsable: es que el caso de Johana es investigado como delito de trata y en ese punto su familia afirma que hay responsabilidades estatales que permiten que una red opere en el lugar.

“A una red de trata, si no hay una complicidad de este Estado y esta gente que los apaña, no la podemos desbaratar nosotras solas. No sé cómo se inicia una red de trata, pero son ellos los cómplices de esta gente que regentea con nuestras hijas”, denunció Marta.

Precisamente bajo esta caratula está siendo investigada la desaparición de Johana en el Juzgado Federal N° 1 a cargo de Ernesto Kreplak, con investigación del fiscal Hernán Schapiro, donde hace unos días se levantó el Secreto de Sumario. Al respecto, Marta detalló que en este juzgado han tomado “muchas medidas” y que han pedido prendas de la joven para hacer rastrillajes, pero que no ve avances concretos.

“También sé que hace dos meses que ellos tienen la causa y que nadie me puede decir dónde está mi hija”, dijo Marta. “Yo no creo en la justicia divina, porque sabemos que en nuestro país no la hay, porque sino no hubiesen pasado tantos femicidios. Me cuesta creer en la justicia”, agregó.

En diálogo con Contexto, Nelly Gamboa, madre de Sandra Ayala Gamboa, víctima de un femicidio en un local de ARBA de Rentas provincial, explicó que tanto a ella como a Marta, la gobernadora Maríia Eugenia Vidal se niega a atenderlas a pesar de los pedidos de audiencia presentados.

“No entiendo. Ella es madre, mujer. No sé por qué no nos puede recibir, no nos puede apoyar. No lo podemos entender. Ayer la mataron a Sandra y no la voy a tener más, hace cuatro meses desaparece Johana y es increíble que la gobernadora, que es responsable del pueblo, no nos acompañe en esta lucha”, dijo Gamboa, quien hoy lucha porque Rentas sea un espacio de atención a las mujeres victimas de violencia de género: uno de los puntos centrales de la marcha del día de ayer.

Este edificio se convirtió en un emblema de la ciudad contra la violencia machista. Sin embargo, desde el gobierno provincial en junio comenzaron a desmantelar la fachada, quitando la imagen de Sandra que tapaba la puerta y realizando obras por la noche.

“Nos dijeron que nos daban la primera planta para trabajar sobre violencia de género y que el edificio va a llevar el nombre de Sandra, pero bajo documentos no tenemos nada. Taparon toda la fachada, así que posiblemente estaremos yendo a la casa de Sandra para ver qué han puesto”, detalló Gamboa.

La marcha culminó justamente en casa de gobierno, donde Marta, Nelly y Eugenia agradecieron a los presentes y llamaron a seguir luchando contra las violencias hacia las mujeres y pidiendo justicia por sus hijas. A continuación se leyó el documento consensuado por las organizaciones en el marco del Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres, el cual tuvo fuertes críticas al gobierno.

“En Argentina se incrementaron los femicidios y los travesticidios. Iniciamos el año 2017 con un femicidio cada 18 horas. Mientras el gobierno nacional y los gobiernos provinciales y municipales, sus policías y sus fuerzas protectoras del abuso y la violencia, se preparan para imponer la reforma laboral: un ataque brutal a las condiciones de vida de la clase trabajadora que pretende retroceder los derechos laborales”, denunciaron.

“Las mujeres una vez más seremos las más perjudicadas, por eso tenemos que redoblar los esfuerzos para enfrentar el ataque que traerá más ajuste y más precarización. Exigimos que todas las centrales sindicales se ponga a la altura del ataque y convoquen a un plan de lucha”, adviertieron en el texto.