Santiago Maldonado murió por “asfixia por sumersión coadyuvada por hipotermia”. A esa conclusión llegaron los 55 peritos oficiales y de parte que realizaron la autopsia sobre el cuerpo hallado el 17 de octubre pasado en el río Chubut, 78 días después de su desaparición en medio de un operativo represivo de Gendarmería que comandó Pablo Noceti, mano derecha de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

El juez a cargo de la causa, Gustavo Lleral, confirmó que “hubo unanimidad” en la junta médica sobre la causa de la muerte y que, desde el momento de su ahogamiento, Santiago siempre estuvo en el mismo río.

Lo que no queda tan claro es la fecha del deceso. “El cuerpo permaneció bajo el agua por un período establecido en más de 53 días, 60 días y 73 días, de acuerdo a las distintas mediciones que se hicieron bajo estándares internacionales”, indicó el magistrado.

“Tengo más dudas que antes”, dijo el hermano de la víctima, Sergio Maldonado, al salir ayer de la sede porteña de la Morgue Judicial del Cuerpo Médico Forense, y remarcó: “Santiago no murió porque estaba de turista. Estaba en una represión ilegal de Gendarmería”.

La abogada de la familia, Verónica Heredia, aclaró que, hasta que no se determine lo contrario, seguirán sosteniendo la hipótesis principal de “desaparición forzada seguida de muerte”, y que ya solicitaron más medidas de prueba “con una investigación imparcial e independiente”.

Concretamente, la querella espera que el juez Lleral cite a declarar a los hermanos Lucas y Tomás Pilquiman, hijos de Claudina Pilquiman, quien ya prestó testimonio en la causa. Lucas es el llamado “Testigo E”, que había contado lo sucedido durante la represión del 1º de agosto en la comunidad mapuche de Cushamen ante el grupo de abogados que llevó el caso Maldonado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Sus dichos coinciden con los de Matías Santana, quien vio cómo Santiago era golpeado y detenido por un grupo de gendarmes.

Heredia también pidió que se convoque como testigos a Elizabeth Loncopan, detenida el 18 de septiembre durante el megaoperativo llevado adelante por el anterior juez de la causa, Guido Otranto, y al cantautor Nicasio Luna, que hace dos semanas aseguró a la televisión chilena haber estado con Santiago el día de su desaparición.

Luna contó que en medio de la represión de “más de cincuenta” gendarmes, que disparaban “muchas balas” y “gritaban ‘fuego libre’”, se tiraron al río Chubut “agarrados de los sauces”.

“Ya del otro lado, más tranquilos, nos reunimos con los demás muchachos y ahí contaron que escucharon que habían agarrado a uno y que le estaban pegando”, añadió el músico trasandino en el programa “Informe Especial” del canal 24 Horas.

El 2 de agosto, Luna se presentó en el juzgado de Otranto para reclamar su documento de identidad y una mochila que le había secuestrado Gendarmería durante el operativo, pero el magistrado jamás le tomó declaración.

Durante su breve contacto con la prensa frente a la Morgue Judicial, Lleral ratificó que la causa va a seguir su curso con la recolección de pruebas, habló de “realizar una reconstrucción histórica” y pidió “ser pacientes, sobre todo por los intereses en juego”.

En tanto, la familia de Santiago sigue insistiendo en la necesidad de citar a declarar al desplazado juez Otranto para que explique sus irregularidades mientras tuvo la causa en sus manos, algo a lo que Lleral no accede.

También reclama “una investigación imparcial, independiente, pronta y exhaustiva” para establecer “la verdad de cómo, cuándo y dónde falleció Santiago”.

“Pedimos que se incorporen a la investigación personas que no pertenezcan al Ministerio de Seguridad y que no hayan participado desde el 1° de agosto a la fecha. La investigación no es independiente desde que es llevada adelante por personas del Ministerio de Seguridad”, reiteró Heredia.

En un comunicado difundido en las últimas horas, la familia ratificó tres “certezas” del caso: “que el 1º de agosto hubo una salvaje represión por parte de una fuerza de seguridad estatal conducida y apoyada por las autoridades políticas; que se produjeron desvíos y entorpecimientos en la causa de parte de la Justicia Federal de Chubut y el Poder Ejecutivo Nacional; y que es necesario contar con el apoyo de investigadores especializados e independientes para lograr conocer la VERDAD, obtener JUSTICIA y evitar la IMPUNIDAD”.

Último adiós a Santiago

Sus restos serán velados este sábado en la funeraria Serrano, ubicada en la esquina de 6 y 29 de la localidad bonaerense de 25 de Mayo, entre las 16 y las 22 hs, mientras que el domingo continuará en el mismo lugar desde las 8 hasta las 11. Luego se realizará el trasladado al Cementerio Parque Paraíso.

“El velorio estará abierto a la comunidad y el entierro será reservado para los familiares y amigos. En ambos casos, se ruega asistir sin teléfonos celulares o cámaras fotográficas o de video a los efectos de preservar la intimidad de la familia”, comunicaron los Maldonado.