Miles de bolivianos marcharon por las calles de Santa Cruz a favor de la reelección de Evo Morales. Los manifestantes le solicitaban al Tribunal Constitucional de Bolivia que autorice al actual presidente para un nuevo mandato.

La Constitución impide que el actual mandatario del Estado Plurinacional de Bolivia vuelva a postularse. El oficialismo hizo un pedido al Tribunal para que elimine la restricción.

La manifestación en Santa Cruz fue una de las tantas que se vienen realizando en toda Bolivia a favor de que Morales pueda volver a postularse.

La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, aseguró que “100.000 personas llegaron de todas las provincias, distritos de Santa Cruz”.

“Queremos agradecer a toda esa población que se movilizó. Fue una jornada que demuestra el cariño que se tiene a este proceso y al presidente Evo Morales. Hemos cerrado con broche de oro las movilizaciones que hubieron en otras ciudades, y esta en Santa Cruz ha sido una hermosa coronación de un esfuerzo de miles de personas”, agregó.

En la misma línea, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, quien aseguró que “en función a concentrar gente para las movilizaciones no competimos con nadie, lo hacemos entre nosotros, porque no hay oposición, y dije que esta sería la más grande del país porque refleja el clamor de todo un pueblo que quiere que la Agenda Patriótica 2025 se concrete de la mano de nuestro presidente”.

En febrero de 2016, el gobierno realizó un referéndum para consultarle a la sociedad si Morales podía o no tener un nuevo mandato. En aquel momento la oposición, en conjunto con un grupo de medios nacionales y extranjeros, iniciaron una campaña sucia para manchar la figura del presidente Morales y llegaron al extremo de involucrar a una expareja del mandatario (Gabriela Zapata) e inventar un supuesto hijo no reconocido por el presidente.

La campaña sucia fue efectiva e influyó de manera definitiva en el referéndum, en el que no se aprobó la repostulación del mandatario. Tiempo después se comprobó que las denuncias contra Morales eran falsas, que Zapata había sido sobornada y presionada para crear la versión falsa.

Una vez más, las organizaciones sociales aclararon que lo que se reclama es el derecho a elegir libremente a un presidente. Morales cuenta con un masivo apoyo popular que supera a cualquier otro posible candidato. Por ese motivo, la oposición, la embajada de Estados Unidos y los grupos mediáticos que responden al poder económico concentrado, se han empeñado en impedir, por cualquier medio, que pueda volver a postularse.