La gestión de las escuelas pedagógicas de La Plata es pública y mixta. Están contenidas legalmente a partir de un convenio del Instituto Speroni, de gestión provincial, con la Municipalidad. Pero a partir de 2018, el Speroni confirmó que dará de baja esos convenios. Esta situación deja a las pedagógicas sin anclaje con Provincia, que garantiza la acreditación de los saberes y otorga los títulos. En tanto, el Municipio se encarga de pagar los sueldos de los docentes y la infraestructura de los establecimientos.

Ante la incertidumbre sobre el futuro de su encuadre normativo por la retirada del Instituto, la escuelas acudieron al Municipio. Desde el gobierno de Julio Garro la propuesta fue seguir pagando los sueldos y, en segundo lugar, incorporarlas bajo la órbita de la Dirección Provincial de Educación de Gestión Privada (DIPREGEP), para mantener el marco legal. La propuesta fue tajantemente rechazada por las escuelas porque, argumentaron, su propuesta pedagógica se contradice con la dependencia del ámbito privado.

Este jueves a la mañana, docentes, padres y madres, alumnos y exalumnos de las tres escuelas perjudicadas acudieron al Pasaje Dardo Rocha, donde tuvieron una reunión con representantes del Municipio y de la DIPREGEP. La escuela original fue la 130 –de City Bell– y luego vinieron los desprendimientos: Anexo 1 de La Garza, Anexo 2 de El Rincón de Villa Elisa, la de Los Hornos y la de Arturo Seguí (Las Algarrobas).

Estas instituciones funcionan con un sistema educativo alternativo que pone el eje en las actividades artísticas, un trabajo docente integral y manteniendo una fluida comunicación con padres y madres. En el caso de la escuela El Rincón, existe desde hace treinta años y tiene niveles primario y secundario; en tanto, Las Algarrobas tiene primario y este año añadió secundario. Antes de la reunión, familias, alumnos y docentes se congregaron en las puertas del Pasaje para visibilizar su situación.

“Somos una comunidad comprometida con los educación de nuestros hijos, y la Municipalidad está avasallando eso queriéndonos pasar al sistema privado o incorporarnos al sistema convencional rompiendo toda la estructura pedagógica alternativa que hemos elegido y que hemos demostrado que sirve”, afirmó a Contexto Adriana Insaurralde, una de las madres de Las Algarrobas, donde cursan 150 alumnos.

Entre los padres presentes estaba Luis Arias, juez en lo Contencioso Administrativo suspendido por el Senado bonaerense. “Esta educación ha demostrado muy buenos resultados” porque “genera una buena comunidad, los padres estamos consustanciados con lo que la escuela realiza y orgullosos de que nuestros hijos estén en este sistema educativo”, refirió Arias. Y agregó que la postura del Municipio de reubicar a las escuelas en la DIPREGEP es “inexplicable”, porque no reconoce un sistema educativo que tiene más de treinta años en la ciudad.

Arias también dijo que Provincia también es la encargada de respetar estos proyectos educativos, pero “ahora los trata con absoluto desprecio llevándolos a un lugar marginal dentro del sistema educativo”.

La reunión

Decenas de padres, madres y docentes colmaron el Salón Auditorio del Pasaje Dardo Rocha donde tuvieron una reunión con la subsecretaria de Educación de la municipalidad, Marcela Canuti, y con Daniel Escasola, inspector de la DIPREGEP.

“Quiero partir de la base de que no se van a privatizar las escuelas”, comenzó Canuti, aunque rápidamente agregó que el proyecto pedagógico de las escuelas “hay que ordenarlo, porque marzo lo tenemos cerca y a partir del 31 de diciembre queda en el aire”.

En concreto, tanto Canuti como Casola propusieron como única solución introducir a las pedagógicas en la DIPREGEP. “La única manera que tienen las escuelas de las municipalidades de entrar a la provincia es a través de la DIPREGEP”, dijo la subsecretaria.

Por su parte, Casola dijo que “dentro de esta situación no deseada ni esperada, es el mejor encuadre que pueden tener para darle sustento legal a esta realidad que viven sus escuelas”.

Las familias se mantuvieron firmes en su negativa a que las escuelas ingresen al ámbito privado provincial, porque la financiación de los sueldos docentes pasaría a ser voluntad de la gestión de turno, sin un reaseguro normativo. “Si un día dicen no pagamos, la escuela pasa a ser privada, y acá en Arturo Seguí somos todos padres que vivimos de changas”, agregó Insaurralde.

“No pueden meter algo que es de gestión pública dentro de un sistema de gestión privada”, objetó Arias, quien también pidió el micrófono para hablar. “Aprovechemos este conflicto para que Provincia genere dentro de la DGCyE una organización para respetar” a las escuelas pedagógicas.

Como conclusión, tras no poder imponer su posición, desde el Municipio se comprometieron a concertar una reunión entre las familias y funcionarios del titular de la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) para que las escuelas se mantengan bajo gestión pública respetando la propuesta educativa.

A pesar de las promesas hechas por Canuti, los padres mantienen el escepticismo. “Hemos tenido muchas malas experiencias, por lo tanto, no sabemos si verdaderamente nos van a apoyar, porque no lo han hecho con acciones. Siempre obran de palabra, y cuando hay periodistas, con exposición en público”, dijo Gerardo Pouzo.

En Las Algarrobas la municipalidad no paga los sueldos

En el caso particular de la escuela de Arturo Seguí, sus docentes denuncian que a lo largo de todo este año los educadores de la secundaria no han cobrado ningún mes de salario, responsabilidad que le cabe al gobierno de Garro.

Según pudo saber Contexto, la comunidad educativa se comprometió durante todo 2017 a resolver esa situación, pero siempre aparecía un nuevo escollo legal o una nueva excusa para demorar los pagos.

“Hace un mes y medio se firmó un acta convenio con la subsecretaría Canuti donde se comprometían a pagar los sueldos atrasados de todo este año, pero todavía no los pagaron”, dijo Gerardo Pouzo.