En medio del brutal ajuste que se viene con las reformas de Mauricio Macri en materia laboral, previsional y tributaria, otros ajustes pasan un tanto desapercibidos. Pero no hay que olvidar que, al momento de lanzar esas reformas desde el Centro Cultural Kirchner, el presidente apuntó muy particularmente contra la Biblioteca del Congreso de la Nación, exigiendo fuertes recortes también en ese tipo de ámbitos.

Por eso no sorprende que ahora la gobernadora María Eugenia Vidal quiera arremeter contra el patrimonio cultural e histórico de todos los bonaerenses y poner en riesgo una de las joyas que tiene el Estado bonaerense, aunque no sea una de las dependencias más publicitadas o conocidas.

Es por eso que los empleados del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires “Dr. Ricardo Levene” manifestaron en las últimas horas su preocupación ante la posibilidad de que el ministro de Gestión Cultural, Alejandro Gómez, elimine la dirección del organismo a partir del 1° de enero de 2018.

“Esto no implica un ahorro para las arcas públicas ni mucho menos, sino que implica una desjerarquización”, explicaron los trabajadores a Contexto, y agregaron que la función del director no es menor, ya que permite “articular con las políticas culturales y educativas del Estado provincial, coordinar y cohesionar internamente las distintas áreas”, gestionar “recursos y convenios de cooperación”, así como posicionar “a la institución ante la comunidad”.

Considerado el más importante del país después del Archivo General de la Nación, el Archivo Histórico se encuentra actualmente a cargo del periodista y profesor trenquelauquense Guillermo Ruiz. En caso de que se concrete la idea de Vidal y Gómez, pasaría a depender de la Dirección Provincial de Museos y Preservación Patrimonial, conducida por Ricardo López Göttig.

Según pudo saber este medio, correrían la misma suerte otras importantes instituciones culturales bonaerenses, como la Dirección Provincial de Bibliotecas y Promoción de la Lectura, la Biblioteca Braille, Digital y Parlante, y la Dirección de Promoción de Derechos Culturales (ex Dirección de Folklore Artesanías y Comunidades Originarias).

El Archivo Histórico, creado en diciembre de 1925, cuenta hoy con más de dos millones de documentos de los últimos tres siglos, unas 220 publicaciones editadas y una biblioteca especializada en historia de pueblos y municipios bonaerenses con más de 13.000 volúmenes.

Sus trabajadores también destacan la realización de “20 congresos de historia local y regional, que se han constituido en ámbitos privilegiados de debate y reflexión sobre el pasado bonaerense”; y que “la institución asesora en forma permanente a los archivos históricos y administrativos municipales, además de capacitar al personal de los mismos”.

En este marco, instan a las autoridades provinciales a mantener la Dirección del Archivo y lo hacen con una contundente frase de Levene, que fue su primer director: “El Archivo Histórico no es un organismo burocrático o un artificio desmontable, sino una institución de la cultura que cuidará celosamente de los papeles del pasado, confiados a su custodia, procurando irradiar su resplandor y derramar sus beneficios en el espíritu público”.