La senadora nacional electa Cristina Kirchner reiteró ayer su denuncia sobre la intención de Mauricio Macri de querer “esconder bajo el pomposo nombre de reformas” lo que serían “pérdidas de derechos” para trabajadores, jubilados y beneficiarios de asignaciones y programas sociales. En ese marco, le reclamó a la Casa Rosada evitar un debate “exprés” en el Congreso. La expresidenta aprovechó para marcar su postura durante su discurso de cierre del “Encuentro de Mujeres Peronistas” que se desarrolló en El Cadillal, Provincia de Tucumán.

“Los argentinos tenemos que discutir hoy un debate serio, abierto y participativo, de cara a la sociedad de las tres reformas que nos están ofreciendo. No queremos tratamientos exprés de las leyes”, remarcó.

“Hoy quiero decirles que faltan apenas 20 días para que se renueven las cámaras legislativas e ingresen los nuevos legisladores en el Senado y en la Cámara de Diputados. ¿Qué es este apuro repentino de tratar todo? ¿Miedo a quién y a qué si tienen la razón?”, continuó.

“Queremos escuchar a todos los representantes de los trabajadores, queremos que queden constancias porque la historia se debe escribir todos los días. Lo que tenemos que hacer es exigir un debate amplio porque el peronismo y sus aliados tienen la obligación de debatir esto”, reiteró.

“Sentí que debía estar aquí para reafirmar mi compromiso frente a todos y todas de que vamos a defender como siempre lo hemos hecho los derechos de los trabajadores, de los jubilados, de los estudiantes, de los comerciantes, de los pequeños y mediadnos empresarios”, advirtió la exmandataria.

“Los que creen que hoy nos oponemos a la reforma laboral, les quiero recordar que siempre nos hemos opuesto a la reforma laboral, que simplemente quitar derechos a los trabajadores”, señaló la dos veces jefa de Estado de los argentinos. La máxima referente de Unidad Ciudadana relató que “varias veces” durante sus mandatos le propusieron cambios de este tipo bajo el pretexto que generarían más empleos.

“Los derechos de los trabajadores no perjudican un proceso económico, al contrario, lo ayudan a crecer, a ser más robusto”, explicó. “No hay mejor garantía de crecimiento económico que eso, no hay mejores posibilidades que una sociedad donde sus trabajadores y trabajadoras tengan derechos y buenos salarios. Éste es el fundamento del crecimiento económico”, completó.

“Mis queridos compatriotas, mis queridas compañeras, sabemos que esas políticas conducen a resultados nefastos. ¿Por qué si nos hundieron en los 90 esas políticas, ahora nos van a salvar?”, se preguntó.

Este domingo, a través de su Twitter, había hablado de un “asalto a la caja de los jubilados”, en referencia a una nota publicada por Alfredo Zaiat en Página 12. En el artículo, el periodista económico aseguraba que el cálculo propuesto por el Gobierno Nacional es “una fórmula que perjudica claramente a los jubilados y a los titulares de asignaciones familiares y AUH en relación a la indexación vigente”.

Marcha de la Corriente Federal

En sintonía con las advertencias de Cristina Kirchner, casi en simultáneo el gremialista Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaría y referente de la Corriente Federal de sindicatos, lanzaba en Twitter una convocatoria para una marcha contra la reforma laboral. El anuncio comprendía una sorpresa: el apoyo de Pablo Moyano, que esta vez rompe con la cúpula de la CGT, la cual decidió acompañar –con cambios- el proyecto de Macri.

“Hemos confirmado junto al compañero Pablo Moyano y los compañeros de la Corriente Federal una marcha nacional contra las reformas que impulsa el gobierno”, posteo en la red social. Por su parte, el camionero confirmó: “Nos comprometemos desde la secretaria gremial de la CGT junto a muchos gremios que están en la CGT a acompañar la movilización en contra de la reforma laboral”.