La escuela pedagógica “Las Algarrobas” de Arturo Seguí, ubicada en 411 y 152, nació en el 2010 tras un proyecto presentado por el Presupuesto Participativo y es una de las instituciones educativas que depende del municipio. Pero hoy presenta dos grandes problemas: por un lado los docentes secundarios no cobraron sus sueldos durante el 2017 y por el otro, el marco legal con el que cuentan, con un convenio con otra institución, no va a ser renovado el año siguiente. Con este panorama, desde la comunidad educativa señalan que está en riesgo la continuidad del colegio y que hay intenciones de privatizarlo.

Hasta el 2016 Las Algarrobas solo contaba con nivel inicial y primario, pero este año inauguró el secundario con la promesa de que la comuna se haría cargo. Sin embargo los 11 docentes que dan clases en este nivel, no han recibido ningún pago en todo 2017.

La propuesta esta escuela consiste en trabajar con el arte como pilar educativo. Por lo que los chicos realizan obras de teatro, tocan instrumentos, pintan, cantan y fundamentalmente trabajan de forma colectiva. No hay una maestra por grupo, sino que el trabajo docente es un proceso integral, con tres maestras por grupo, siendo una de ellas la referente de cada curso y teniendo una fluida comunicación con los padres de los estudiantes.

“Antes de las elecciones nos prometieron que nos iban a dar el sueldo de los maestros del secundario que arrancó este año”, explicó a Contexto Erica, madre de dos alumnos de Las Algarrobas. “Nos dijeron que nos quedemos tranquilos, que los cargos y los sueldos iban a salir, que también nos iban a dar una caja chica pero hasta el día de hoy no se cobró nada”, agregó.

“Nos dijeron que ya salía, que había una decisión política y un compromiso de la municipalidad de La Plata de asegurar el funcionamiento de la escuela pero es el día de hoy y no cobró nadie”, agregó Teresita Di Rocco, docente que oficia también de directora del nivel secundario.

Con el visto bueno de la municipalidad por el pago de los sueldos, se abrió la inscripción al ciclo lectivo 2018 pero antes las promesas incumplidas, tanto maestros como padres se encuentran preocupados al no saber qué sucedera el año próximo.

“La incertidumbre es qué profesor va a querer venir a dar clase cuando todavía no cobró el 2017. Ese es el gran miedo de los padres y el nuestro también”, dijo Di Rocco, quien explicó que están en constante diálogo con las autoridades de la Subsecretaría de Educación Municipal, pero que no brindan respuestas a pesar que durante todo el año se han reclamado al respecto.

El otro problema que preocupa a la comunidad educativa de Las Algarrobas es la continuidad del convenio que tienen con el Instituto Themis Speroni, el cual emite los títulos de esta institución. Señalan que la intención del municipio de Julio Garro es privatizar esta escuela a la que asisten diariamente 150 niños y es fundamental para Arturo Seguí donde hay sólo una escuela primaria pública más.

“Para el 2018 no vamos a tener ese convenio, entonces lo que le pedimos a la Provincia es que nos permita emitir nuestros propios títulos pero desde la Municipalidad nos expresaron que esa posibilidad no existe, que no vamos a poder seguir existiendo tal como somos y lo entendimos es que tienen la voluntad de pasarnos a privada”, explicó Di Rocco.

“Nos dicen que para el 2018 no va a haber titulo, que lo quieren privatizar. Esa fue la respuesta del municipio, que la quieren pasar a privada”, explicó Erica, quien alertó que serían al menos dos escuelas pedagogicas más las que están en las mismas condiciones.

Por otro lado, tanto docentes como padres se organizan diariamente para recaudar fondos y para costear gastos de los que la comuna no se hace cargo, porque nunca brindó una “caja chica”, un presupuesto, para Las Algarrobas

“No hay ningún tipo de dinero que nos de la municipalidad salvo los sueldos de los primaria y jardín”, explicó Di Rocco.

En este contexto, los padres de Las Algarrobas se encuentran analizando que medidas tomar para visibilizar su reclamo, por lo que no descartan una movilización al municipio ni un corte de autopista.