Los municipios de la provincia de Buenos Aires negocian sus presupuestos para el año próximo. En La Plata, el intendente Julio Garro busca seguir los pasos de la gobernadora María Eugenia Vidal y tener su aprobación lo más rápido posible, en los primeros días de diciembre, junto con el de la Ordenanza Fiscal e Impositiva. Sin embargo, sectores de la oposición apuntan a realizar modificaciones y prolongar los tiempos para analizar los ejes de las normativas.

El primero de los desacuerdos fue el de la Ordenanza Fiscal e Impositiva. El Ejecutivo presentó una escala de aumentos en las tasas de los inmuebles de menor valuación fiscal, que fue rechazada por la oposición el miércoles en una reunión en la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuentas, donde Cambiemos no consiguió un consenso. Ayer estaba estipulada una segunda reunión, pero el presidente de la comisión, Julio Irurueta, la suspendió.

“La propuesta del aumento de tasas es altamente regresiva, porque en vez de incrementar lo que pagan los sectores que tienen mayor capacidad contributiva, recae sobre los sectores trabajadores y humildes”, dijo a Contexto Lorena Riesgo, edil del FpV-PJ.

La edil explicó que el año pasado se aprobó una modificación del Código Tributario, por el cual se determinó que se aplicaran topes para cuidar a los menores contribuyentes, por lo que los vecinos cuyos inmuebles estén valuados en $60.000 pesos tienen un aumento que será aplicado de manera constante hasta llegar al tope final, de entre un 35% al 50%. “Por lo tanto, la mayoría de los vecinos de la ciudad, aunque esta ordenanza no se vote ni se apruebe, van a recibir un aumento del 35%, 40% o 50%”.

“El universo de sectores más humildes el año pasado había quedado fuera de aumentos, al menos de un aumento mucho más grande como es este que se pretende aplicar, y ahora esta propuesta nueva incrementa entre un 27% a un 40% a los inmuebles que están valuados entre $40.000 y $60.000, que por su valor son viviendas pequeñas o en zonas desfavorables”, finalizó Riesgo.