“Libertad presos políticos. Somos República”. Con ese eslógan el pueblo catalán colmó la avenida central de Barcelona. Más de 750 mil personas, según las cifras oficiales, llenaron la calle Marina en reclamo por la libertad de los diez miembros del gobierno de Cataluña que hoy permanecen como presos políticos del gobierno del mandatario español Mariano Rajoy. El resto, junto con el presidente Carles Puigdemont, se encuentran refugiados en Bruselas.

El acto también sirvió como el primer paso en el camino para elecciones que se realizarán en Cataluña el 21 de diciembre. Los independentistas están convencidos que de obtener el triunfo al gobierno español y a la Unión Europea no le quedará otra alternativa que reconocer la voluntad del pueblo catalán y aceptar la independencia declarada en las urnas el 1° de octubre.

Antes de las elecciones, el próximo 7 de diciembre, el sector independentista realizará una manifestación en Bruselas. En este momento, el gran problema del independentismo catalán parece ser la falta de unidad, lo que sin dudas debilita sus fuerzas.

Por su parte, este domingo, Rajoy asistió a Cataluña, junto con la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, para participar en la presentación de los candidatos del Partido Popular (PP).

En diálogo con Contexto, el analista político y responsable de Relaciones Internacionales de Carta Abierta, Lido Iacomini, señaló que “parece que el único camino que le queda a los independentista es derrotar a Rajoy en las elecciones de diciembre”.

“La falta de unidad será un gran problema para los independentista. Si el Partido Popular (PP) o el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) obtienen un triunfo, el hecho político sería muy grave para el proyecto independentista”, aseguró.

Por último, Iacomini remarcó que “el poderío de una fuerza unificada podría haber arrastrado a muchos catalanes que no son independentistas pero están contra el autoritarismo del gobierno español, contra la subordinación al poder económico europeo y contra el ajuste de Rajoy. No cabe dudas de que la división los debilita”.