Marcharon en repudio de los dirigentes políticos implicados en violaciones

Distintas organizaciones políticas y sociales movilizaron hasta el Rectorado de la UNLP. Exigieron la expulsión de los referentes acusados. El miércoles que viene hay una nueva asamblea para acordar las acciones de lucha.

183

Por Florencia Zanello

Se realizó ayer la primera marcha para visibilizar y exigir a la Universidad la expulsión de los dirigentes políticos de la Marcha Guevarista del Pueblo, acusados de violar, acosar y golpear a decenas de mujeres, en su mayoría estudiantes de la Facultad de Trabajo Social de la UNLP.

Desde las 16 hs, distintas organizaciones políticas y sociales, que se referencian en el movimiento feminista, se congregaron en el patio de la Facultad de Trabajo Social para salir a marchar por las calles del centro platense.

Alrededor de las 18 hs, la columna encabezada por una bandera de arrastre con la proclama “Las pibas no nos callamos más” avanzó por calle 63 hasta 1. La misma, que se extendía dos cuadras, estaba integrada por la Campaña Nacional contra las violencias hacia las mujeres, la Federación Universitaria de La Plata (FULP), los Centros de Estudiantes de las Facultes de Periodismo, Trabajo Social, Psicología y Bellas Artes, agrupaciones estudiantiles y estudiantes autoconvocados.

“Abajo el patriarcado, se va a caer”, cantaban los presentes, mientras la columna avanzaba. Hicieron una parada en calle 1, entre 61 y 62, donde vivía Lisandro Valli, uno de los acusados que se escapó a Magdalena ni bien se conocieron los hechos. En el lugar hubo escrachos con aerosol y la columna se unió en una sola voz al grito de “Violador”.

Luego avanzaron por Diagonal 79 hasta calle 6, agarraron 50 y doblaron en 7 para llegar hasta el Rectorado de la Universidad Nacional de La Plata. Allí, la columna ingresó al patio de entrada, pero las puertas del edificio fueron cerradas por la guardia. Se acomodaron en el frente y entonaron consignas sobre la lucha de las mujeres.

Finalmente, abrieron las puertas y los cientos de movilizados coparon el patio interno del Rectorado con banderas, bombos y cantos. Un pasacalles que rezaba “Expulsión ya” y tenía las caras de los cinco acusados fue colgado en uno de los balcones del edificio.

“Les queremos agradecer de corazón. Recibimos cada abrazo, cada apoyo de solidaridad que nos llega”, dijo una de las organizadoras por el megáfono.

Además, resaltó la presencia de Marta Ramallo, mamá de Johana Ramallo, la joven platense desaparecida hace tres meses por una red de trata, y exigió su aparición con vida.

El recinto explotó en aplausos al grito de “Ahora resulta indispensable que aparezca Johana, el Estado es responsable”.

“Lo que venimos a pedir acá es la expulsión inmediata de cada uno de estos lacras, que no puedan pisar nunca más una Universidad ni un instituto ni nada”, siguió la joven. Y agregó: “Por más que se vayan corriendo donde sea, les queremos decir que los vamos a seguir y no los vamos a dejar caminar nunca más en paz”.

Y finalizó: “El dolor que nos causaron a nosotras no tiene perdón de nadie, y esto es una demostración que hay que salir de esta con organización y lucha compañeras”. Luego, gritaron cada uno de los nombres de los acusados y reafirmaron su condición de violadores, acosadores y golpeadores.

El acto terminó con mucha emoción y mujeres abrazadas al grito de “Crece la organización para la revolución”.

Los hechos

El pasado miércoles 1º de noviembre se viralizaron a través de la red social Facebook las declaraciones de una estudiante de Trabajo Social que confesó ser víctima de una violación ejecutada por Nuncio Ariel Píparo, referente de la Marcha Guevarista del Pueblo, y en ese momento candidato a primer consejero estudiantil por la agrupación Insurrectos que disputaba la conducción del Centro de Estudiantes de Trabajo Social.

Como consecuencia, otras decenas de mujeres se animaron a contar sus experiencias con otros dirigentes políticos del mismo espacio político y se organizaron para dar a conocer los casos y advertir a otras personas.

“Las pibas no nos callamos más”, es la página de Facebook que se armó para viralizar los hechos.

Lisandro Valli, Nuncio Ariel Píparo, Alexis Salerno, Mariano Merlo, Adrián Dos Santos Leal, son los acusados de manipular, acosar, golpear y en algunos casos violar a estas mujeres. Joaquín Salazar, por su parte, es señalado como cómplice y encubridor de estas situaciones de violencia.

Al conocerse el primer caso, la organización estudiantil Insurrectos bajó la lista y su participación en las elecciones de la Facultad y luego sacó un comunicado reconociendo los hechos denunciados. Desde ese momento, el grupo de mujeres víctima de estas vejaciones, apoyadas por organizaciones políticas y sociales, se organizaron en asambleas para llevar adelante medidas para visibilizar y denunciar los hechos. La próxima será el miércoles 15 de noviembre, a las 17:30 hs, en la Facultad de Trabajo Social.