El miércoles 1° de noviembre, en la Asamblea de las Naciones Unidas, 191 países (de los 193 que la integran) votaron que se pusiera fin al bloqueo criminal que Estados Unidos lleva contra Cuba. A contramano del reclamo mundial, esta semana el presidente norteamericano Donald Trump anunció el endurecimiento del bloqueo y el retroceso en las medidas de acercamiento entre Cuba y Estados Unidos que habían sido aprobadas por el presidente Barack Obama en la última etapa de su gobierno.

Sumado a la agresión contra Cuba, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos anunció nuevas sanciones contra Venezuela y el Congreso norteamericano avanza en medidas para atacar a Nicaragua.

Josefina Vidal, directora general para los Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, aseguró que estas medidas “dañarán a los ciudadanos estadounidenses, cuyo derecho a viajar a Cuba, único país en el mundo que no pueden visitar libremente, se verá más restringido aún”.

“Las medidas confirman el serio retroceso que ha tenido lugar en las relaciones bilaterales como resultado de las decisiones adoptadas por el gobierno del presidente Donald Trump, y no ocultan su trasfondo subversivo, dado que alientan a los viajeros a realizar actividades de este corte para justificar la legalidad de sus visitas a Cuba”, señaló Vidal.

El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, también criticó la decisión del mandatario norteamericano. A través de la red social Twitter, Morales aseguró que “EE.UU. endurece el bloqueo criminal en contra de Cuba pese al rechazo de 191 países. Como no pudo someter políticamente al pueblo cubano, trata de asfixiarlo económicamente. Trump debe entender que el mundo no es su hacienda”.

Respecto de las sanciones a Venezuela, el ministro de Relaciones Exteriores de Gobierno Bolivariano, Jorge Arreaza, aseguró: “Rechazamos la nueva oleada de pretendidas sanciones unilaterales de la Administración de Donald Trump”.

“Venezuela es un país libre, independiente y soberano que ejercerá permanentemente su derecho a la autodeterminación”, agregó.

Arreaza también afirmó que “estas acciones forman parte de la sistemática campaña de agresión del gobierno de EE.UU. contra Venezuela. Pretenden volver a generar desestabilización y violencia en nuestro país”.

“Estas nuevas medidas coercitivas unilaterales son muestra del desprecio de Donald Trump por el pueblo venezolano, al desconocer su voluntad soberana, expresada en múltiples ocasiones a través del voto popular. Son acciones imperialistas absurdas y desesperadas”, concluyó el ministro.

“A estas agresiones contra Cuba y Venezuela hay que sumarle las agresiones a Nicaragua que acaban de empezar con la denominada Nica Act y las agresiones que se planifican contra Bolivia”

En diálogo con Contexto, el analista político Jorge Kreyness afirmó que “Venezuela y Cuba, junto a Bolivia y Nicaragua, son de los pocos países que sostienen firmes frente a este vendaval imperialista desatado en el último período sobre América Latina”.

“A estas agresiones contra Cuba y Venezuela hay que sumarle las agresiones a Nicaragua que acaban de empezar con la denominada Nica Act (Ley de Condicionamiento a la Inversión Nicaragüense), y las agresiones que se planifican contra Bolivia utilizando a los países serviles de la región”, afirmó.

Kreyness destacó que “hay que recordar que en la región Trump tiene el apoyo de gobiernos que le son totalmente serviles, como el de Cambiemos. Pese a la constante agresión de Estados Unidos contra la Revolución Bolivariana, Macri se puso a la derecha de Trump y le pidió que profundice las sanciones contra Venezuela y que le haga un bloqueo petrolero total”.

“A pesar de todo ello, no hay dudas de que con la construcción de poder popular, con un pueblo consciente y organizado, hará que tanto Cuba como Venezuela resistan firmes estas agresiones. Estas medidas van a fracasar como ya han fracasado otras similares y como fracasó el bloqueo, tal cual lo admitió el propio Obama”, concluyó el analista.