La evasión fiscal y el lavado de dinero parecen ser costumbres que caracterizan el accionar de las clases altas de todo el mundo. América Latina no es la excepción. La investigación denominada “Paradise papers” (los papeles del paraíso) reveló que ministros argentinos del gobierno de Mauricio Macri, empresarios mexicanos, asesores del mandatario norteamericano Donald Trump, y hasta el propio presidente colombiano y Premio Nobel de la Paz, Juan Manuel Santos, aparecen involucrados con empresas offshore en paraísos fiscales.

La investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ), integrado por 382 periodistas de más de 100 medios, reveló los nombres de figuras mundiales vinculadas a empresas offshore radicadas en paraísos fiscales.

La creación de este tipo de empresas suele tener como fin la evasión fiscal y/o el lavado de dinero generado a través de actividades ilícitas (narcotráfico, tráfico de personas, venta de órganos, venta de armas, etc.).

El presidente colombiano aparece en los documentos de la investigación vinculado a dos empresas radicas en Barbados: Nova Holding Company y Global Tuition & Education Insurance Corp. Santos habría sido director de ambas empresas mientras cumplía funciones como ministro. Según la investigación, fue director de ambas en 2001 (cuando se desempeñaba como ministro de Hacienda).

Ambas empresas son accionistas de Global Education Group Colombia, de la que Santos fue miembro de la junta directiva hasta 1998.

El presidente colombiano hizo pública una respuesta sobre esta acusación en la que asegura: “fui invitado por un grupo de inversionistas y de empresarios a colaborar en la creación de una iniciativa dedicada a encontrar soluciones a la financiación y preparación de las familias para asumir los costos asociados a la educación superior de sus hijos”.

“Participé como miembro por poco tiempo, hasta cuando asumí como ministro de Hacienda en el gobierno de Andrés Pastrana. Desconozco por qué aparezco como miembro de la junta dos años después. Me imagino que se demoraron en registrar oficialmente los cambios”, agregó.

Por último, sostuvo: “nunca invertí un solo peso y nunca fui socio de esa compañía […] No he tenido ninguna relación con Global Seguros de Vida S.A. ni en Colombia ni en ninguna otra parte del mundo”.