Organizaciones de mujeres, agrupaciones estudiantiles y sindicatos acompañarán a Marta Ramallo, la madre de Johana, desaparecida desde hace tres meses, a la casa de gobierno bonaerense donde le entregará un pedido formal de audiencia a la gobernadora María Eugenia Vidal. A partir de las 11:30 hs habrá una radio abierta en la que participarán el colectivo de abogadas para dar detalles sobre la causa que tramita en la Justicia federal.

Quienes acompañan a Marta denuncian que desde el gobierno provincial no se han habilitado los medios de seguimiento a las víctimas, al tiempo que no se brinda la contención y el acompañamiento necesarios a la familia de la joven.

El secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Santiago Cantón, se comprometió personalmente a brindar una ayuda económica a través del subsidio previsto para mujeres víctimas de violencia de género, pero nunca fue otorgado.

“La gobernadora no ha dado ningún indicio ni se ha acercado a la familia de Johana”, dijo a Contexto Sandra Di Seri. La militante que acompaña a la familia destacó que la desaparición de Johana se dio sólo a unas cuadras de la gobernación. “Se van a cumplir tres meses y los responsables políticos no se han pronunciado al respecto”, agregó.

“La gobernadora se planta diciendo que va a combatir la corrupción ilícita armada y entendemos que no estaría siendo así. El caso de Johana y la denuncia de su caso nos ha hecho que encontremos otros casos en la ciudad de La Plata. Entendemos que en realidad la lucha que ella dice tener no estaría funcionando”, consideró Di Seri.

En primera instancia, quien tenía la causa era la fiscal Betina Lacki. Desde un inicio se le planteó que Johana no estaba ausente por su propia voluntad, y Marta, junto con sus abogados, comenzaron a barajar la hipótesis de que la joven fuera víctima de una red de trata, teniendo en cuenta que fue vista por última vez en 1 y 63, conocida como la zona roja de La Plata, y porque era “víctima del sistema prostituyente”. Sin embargo, el pedido formal del cambio de caratula y que la Policía bonaerense sea apartada de la investigación fue descartado por la fiscal.

Frente a la negativa de la funcionaria, se denunció el caso ante los Tribunales Federales como un producto del delito de trata. Un día después, la fiscal presentó la declinatoria de competencia para que investigue la Justicia federal. Según señalan los abogados, hoy la Justicia se encuentra estudiando la caso “de forma responsable”. La causa quedó en manos del Fuero Federal N° 1 a cargo del juez Ernesto Kreplak, y la investigación es llevada a cabo por el fiscal Hernán Schapiro con la colaboración de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX).

“Tomaron la denuncia por trata de personas, tomaron vista de la causa y entendieron que lo que veníamos reclamando desde un principio a la Justicia de la provincia de Buenos Aires era tal cual lo veníamos reclamando nosotras”, dijo a Contexto Silvina Perugino, una de las abogadas de la familia.

“La Justicia federal comenzó a investigar este delito, están haciendo un estudio profundo de la causa según nos consta, que tanto la Fiscalía Federal como el Juzgado han estudiado en profundidad y luego han dado inicio a una batería de medidas que tienen que ver con investigar y seguir ciertos actos jurídicos que puedan llegar a darnos información sobre dónde está Johana y qué pasó con ella”, explicó Perugino.

La abogada detalló que hay medidas que son más inmediatas y otras que requieren más tiempo. “Así que ahora estamos a la expectativa del resultado de esas medidas”, concluyó.

Tuitazo

Este miércoles, como parte de la campaña de visibilización de la desaparición de Johana, se realizó una instalación del tema en las redes sociales con los hashtag  .