Docentes universitarios de todo el país, agrupados en CONADU y CONADU Histórica, y demás federaciones, estudiantes y agrupaciones de científicos, se manifestaron este mediodía en el Congreso de la Nación para repudiar el recorte presupuestario decidido para el sector en el Presupuesto 2018 que Mauricio Macri envió al Poder Legislativo. Además, denunciaron que la principal consecuencia será el vaciamiento del sistema de becas y programas que tenían como objetivo lograr el ingreso y la permanencia de los estudiantes.

Al mismo tiempo, la jornada sirvió para advertir que Cambiemos busca un “ahogamiento económico” de las Universidades, especialmente las de más reciente creación en el Conurbano. En términos reales, el achicamiento de lo que se destina a los estudios superiores sería del 30% en el trienio 2016-2018.

Por el congelamiento de los cargos y de los pases a planta, en las unidades académicas más nuevas hay una mayoría de contratados de manera precaria, quienes quedan a merced de cualquier arbitrariedad: por ejemplo, en la Arturo Jauretche de Florencio Varela hay una demora en el pago de sueldos de un año.

“En la Universidad Jauretche, 140 docentes están trabajando desde hace un año sin cobrar salarios, y en las Universidades del conurbano más de 1.500 docentes están cobrando sus salarios en negro. Es decir, no tienen aportes, obra social ni vacaciones”, denunció hoy la CONADU.

“Lo concreto es que, en 2016, el presupuesto para la Universidad era el 0,87% del PBI y para 2018 será de 0,77%”, explicó a Contexto Carlos De Feo, secretario general de la CONADU. “En 2016, el ajuste fue vía subejecución de obras; en 2017, por recorte de recursos; y ahora seguimos por el mismo camino”, agregó.

“Los primero que se vacía es el sistema de becas, de comedores, de albergues, de tutorías de las políticas que tienen como objetivo aumentar la matrícula y generar la permanencia de los jóvenes en la Facultad, más que nada de los que logran llegar desde sectores más vulnerables”, amplió el dirigente gremial. “En definitiva, hay menos inclusión”, concluyó.

“Si aumentan las tarifas, el transporte, los alquileres, insumos; si aumenta todo y baja la ayuda del Estado, entonces la consecuencia es el abandono”, remarcó De Feo. “Hay una mirada mercantilista de las Universidades, por eso Macri dice que son un gasto. No las van a privatizar, pero les van a ir sacando recursos de a poco”, completó.

El plan de lucha continuará con visitas a diputados y senadores para explicarles la inconveniencia de votar un presupuesto que significa otro retroceso en educación y en investigación para el desarrollo. De Feo también mostró preocupación por lo que será la próxima paritaria. “En la de este año pudimos superar apenas la inflación. El año que viene no sé qué puede pasar”, remarcó.