Francisco José Terrier será subrogante del juez en lo contencioso administrativo Nº 1 de La Plata, Luis Federico Arias, quien fue suspendido el jueves pasado por noventa días en el inicio del juicio en el que se lo acusó en 21 expedientes, mayormente por frenar desalojos en favor de personas carenciadas. El reemplazante es el titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 3, comisario inspector retirado de la Policía bonaerense que revistó en la División de Asuntos Jurídicos de la fuerza durante la dictadura, cuando estuvo al mando el genocida Ramón Camps, que implementó la red de centros clandestinos de detención, tortura y exterminio en la provincia de Buenos Aires.

El pasado de Terrier emergió de las sombras en el año 2010, cuando una nota del diario Hoy de La Plata reveló que era comisario inspector (retirado) de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, con legajo N° 19.999, y que en la época de Camps había ocupado un cargo jerárquico en la División de Asuntos Jurídicos de la fuerza. En la sentencia del juicio por el crimen de Daniel Omar Favero en dictadura, realizado en La Plata el año pasado, su nombre aparece en un expediente administrativo que en 1977 firmó en favor Julio César Argüello, cuando era secretario jurídico de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, y que fue valorado como prueba para condenar al acusado a veinticinco años de prisión.

Ese juez además es titular de la cátedra de Derecho Administrativo II de la Universidad Católica de La Plata. Fue designado por la Suprema Corte de Justicia (SCJ) de la provincia como reemplazante de Arias, que el jueves fue suspendido por un jurado de enjuiciamiento de magistrados compuesto por cinco legisladores y cinco abogados de la matrícula y presidio por Hilda Kogan, presidenta de la SCJ y militante radical.

La investigación periodística publicada en el Hoy permitió conocer hace siete años que, cuando se produjo el golpe militar, Terrier era un abogado de 33 años y trabajaba en la misma fuerza que Miguel Etchecolatz. Al conocerse esos detalles, el juez integraba la comisión directiva de Gimnasia y Esgrima La Plata y un grupo de socios pidió su renuncia.

Arruga, inundados y docentes

En diciembre de 2013, Terrier aceptó un amparo presentado por los defensores de uno de los ocho policías pasados a disponibilidad en 2009 por estar implicados en la desaparición de Luciano Arruga. Su fallo permitió que todos volvieran a sus puestos: amparado en la decisión del juez, el ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, levantó la sanción también a los otros siete.

Mientras corren los diez días de plazo para la presentación de pruebas en el jury a Arias y avanzan los días de los tres meses de suspensión, su juzgado estará en manos de quien, paradógicamente, lo contradijo en varias ocasiones.

Por caso, lo contradijo en 2012, cuando Arias había fallado a favor de los docentes en el marco de la pelea por el aguinaldo que el gobierno provincial ofrecía pagar en cuotas y tarde, y también en 2013, cuando el magistrado ahora suspendido puso en discusión el número oficial de víctimas de la inundación. Terrier terció en favor de la cuenta oficial, cuantiosamente menor que la real.

En su listado de decisiones cuestionadas, Terrier también ordenó el cese de una huelga de seis gremios docentes durante la paritaria 2014.

En La Plata hay cuatro juzgados del fuero Contencioso Administrativo, pero ahora solo tiene dos jueces. El N° 4 está a cargo de María Ventura Martínez, que a su vez subroga el N° 2, vacante desde hace años tras la jubilación de su titular. Terrier tiene desde este martes el N° 3 y el N° 1.