Denuncian que el Fondo Municipal Educativo “no se plasma en la realidad de las escuelas”

331

La semana próxima, los concejales del Frente para la Victoria Nacional y Popular pedirán en el recinto que la Comisión de Seguimiento del Fondo Educativo presente un listado de las obras de infraestructura en las escuelas de la ciudad. Tras las denuncias por subejecución en la partida de este presupuesto durante 2016, promediando fin de año los ediles quieren saber en dónde se está invirtiendo este dinero y qué pasará en 2018.

En el Concejo platense, durante la rendición de cuentas 2016, el municipio recibió fuertes críticas por registrarse en los números oficiales 55 millones de pesos subejecutados, lo que se traduce en dinero que no llegó a las escuelas de La Plata. Con este panorama, y con el presupuesto 2017 practicamente sin ejecutar, desde este bloque insisten en saber qué es lo que sucede con el dinero que debería estar destinado a la infraestucura.

Desde el bloque del FpV-NyP señalaron que durante 2016 y 2017 insistieron que esta Comisión se junte, pero solo sucedió en dos oportunidades, de la cuales Oscar Negrelli, de la Unidad Ejecutora del Fondo Educativo Municipal, solo asistió a la última, días previos a las elecciones.

“Entraron 130 millones en 2016 y 190 este año. De ambos presupuestos se ha girado muy poco en lo que es infraestructura, que es para lo que precisamente se ha creado este fondo. Del primer año no llegaron a ser 30 millones para infraestructura, de los cuales solo se habían gastado 15. Mientras que los 190 de 2017 recién se van a empezar a gastar en diciembre”, y serían solo 80 para refacciones, explicó a este medio el edil Gastón Castagneto.

Para 2018 se estiman que ingresen unos 230 millones para el Fondo Educativo Municipal, por lo que los concejales quieren saber qué obras integran esta partida. “Nos preocupa la falta de ejecución. Hay un presupuesto que recién se va a empezar a ejecutar el 15 de diciembre. Merecería una clara señalización de parte del Tribunal de Cuentas”, sostuvo Castagneto.

Desde el municipio señalan que la partida que no se destina a cuestiones edilicias va hacia el transporte y a sueldos de docentes, aunque no aclaran hacia qué escuelas, qué docentes y qué cargos. Sin embargo, estos gastos corresponderían al gobierno provincial.

“Queremos más claridad con esos fondos que no van a infraestructura” dijo Castagneto, y agregó que ”lo que nos preocupa como concejales es que nuestro presupuesto es muy limitado como para estar haciendo cosas que corresponden a la provincia con fondos municipales”.

En la última reunión de la Comisión con representantes de los bloques, los gremios docentes y la Secretaría de Educación, se estipularon prioridades para las 33 obras que comenzarían en diciembre de este año correspondientes a 2017, pero ante la subejecución y la demora señalan que esto no se traduce en la realidad concreta de las escuelas.

“Creemos que son las más urgentes. De todas maneras, es casi nula la posibilidad de que existan escuelas que estén en inmejorables condiciones para dar clases”, explicó a Contexto Yesica Salinas, delegada de ATE en educación.

“Lo que nosotros hemos visto en los recorridos y en las llamadas permanentes de los trabajadores por problemas tanto de infraestructura como de salud laboral quiere decir que ese presupuesto existe pero no está abocado a las escuelas, porque siguen con la misma problemática, ya sea del presupuesto 2016 como del 2017”, remarcó Salinas.

Desde ATE señalaron que los principales problemas que atraviesan la educación pública de la ciudad tienen que ver con la falta de jardines (una de las promesas de Julio Garro), por lo que la mayoría de los establecimientos comparten el edificio para los diferentes niveles educativos, lo que lleva a generar una situación “de hacinamiento de niños y trabajadores”. Por otro lado, reconocieron que “la infraestructura está en decadencia” y, al no haber mantenimiento, existen casos de urgencia, como la escuela de Poblet, la primaria N° 20 y la secundaria N° 48.

“No se plasma lo que ellos dicen en la realidad concreta que viven los niños y los trabajadores dentro de las escuelas. Por lo tanto, nuestra demanda tiene que ver con que lo que ellos dicen en los medios o en los papeles no se traslada a la escuela”, sostuvo Salinas.