En una nueva reunión de la Comisión Mixta de Seguimiento realizada esta mañana en el Polo Científico (C.A.B.A.), los becarios del CONICET no tuvieron definiciones concretas por parte de las autoridades del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT) sobre su ingreso como docentes en Universidades nacionales.

En un principio los becarios eran 1.000, pero el gobierno nacional recortó las plazas a la mitad. Los investigadores habían superado las instancias de evaluación del CONICET para ingresar a ese organismo en la carrera de investigador. En medio de las disputas a lo largo de este año, la gestión de Lino Barañao impuso que no ingresen al CONICET sino a las Universidades y otros organismos dependientes del MinCyT, mientras que los gremios y organizaciones de ciencia y técnica pusieron como condición que se mantenga la estabilidad laboral y la equivalencia salarial del CONICET.

Los ingresos a las Universidades de los casi cuatrocientos becarios que aceptaron las condiciones se han postergado y por ese motivo llevaron el reclamo una vez más al Polo Científico. En concreto, las actuales becas posdoctorales vencen en diciembre, al tiempo que los nuevos contratos universitarios no se efectúan. Por lo tanto, entre enero y abril, corren el riesgo de no cobrar ni las becas ni los contratos.

“La preocupación principal es que en la mayoría de las Universidades no firmamos los contratos, ya estamos a noviembre y nos preocupa que, considerando la fecha y que los trámites de alta en las Universidades lleva un tiempo y luego entra en receso, podemos quedar durante los primeros meses del año que viene sin salario”, dijo a Contexto Guadalupe Maradei, de la Red Federal de Afectados. Esas pérdidas serían reintegradas con retroactividad, pero dejarían a los trabajadores sin sueldo durante ese tiempo, explicó.

“Las becas electorales se terminan en diciembre, y habíamos pedido al Ministerio que garantice que, si es por una cuestión administrativa, nos extienda las becas posdoctorales hasta que nos den de alta en la Universidad. Eso hoy no fue garantizado, y nos dijeron que el directorio lo va a decidir caso por caso”, añadió Maradei.

El macrismo prevé destinar a ciencia y tecnología una cifra por debajo de la inflación del 15,75 que estimó el gobierno para este año y que ya fue superada en septiembre.

La situación de los becarios posdoctorales se da en el marco del ajuste presupuestario para 2018 que planea el gobierno nacional. El macrismo prevé destinar a ciencia y tecnología 35.490 millones de pesos, que significan un aumento del 13,3%, una cifra por debajo de la inflación del 15,75 que estimó para este año pero que ya fue superada en septiembre.

El recorte es prolongado y evidencia el freno al impulso a la ciencia desde el Estado, considerando que para 2016 el presupuesto había crecido un 29%, diez puntos por debajo de la inflación, que alcanzó el 40%.