Este martes, en São Paulo (Brasil), Media Ownership Monitor Brasil (MOM-Brasil) presentó una detallada investigación sobre la propiedad de los medios de comunicación en el gigante sudamericano.

La investigación (a la que se puede acceder en el sitio http://brazil.mom-rsf.org/br/) lleva como título “Quem contrala a midia no Brasil?” (¿Quién controla a los medios en Brasil?). En ella se analizan los cincuenta principales medios de comunicación impresos, de radio, de televisión y de Internet del país, los grupos económicos a los que pertenecen, sus propietarios, qué otros negocios poseen y sus relaciones políticas.

De la presentación participaron Olaf Steenfadt, coordinador global de Media Propiedad Monitor en Reporteros Sin fronteras, André Pasti, coordinador de la investigación en Brasil, y Olivia Bandera, responsable de la investigación.

Los investigadores detallan el nivel de concentración mediática existente en el gigante sudamericano y sostienen que “cuatro grupos concentran el 70% de la audiencia de TV”.

Remarcan que la intención de este nuevo espacio es dar transparencia a las relaciones existentes entre los propietarios de los medios, sectores de la política, la religión y el empresariado.

El grupo plantea que “los medios independientes y plurales son condición indispensable para un sistema político democrático. Al final, si los contenidos que circulan a través de los medios de comunicación influencian la formación de la opinión pública, ¿qué esperar si no hay diversidad de informaciones y de puntos de vista?”.

“A partir de esa premisa, el MOM-Brasil tiene el objetivo de mapear los vehículos de mayor audiencia –que tienen mayor potencial de influenciar a la opinión pública– y los grupos que los controlan”, explican.

También busca producir indicadores de riesgo sobre “la concentración de la audiencia, la concentración de la propiedad y la existencia o no de controles externos. Otro indicador es la transparencia: el riesgo al pluralismo se vuelve aún mayor cuando no queda claro para la audiencia –e incluso para los periodistas– quién tiene control sobre cada vehículo, qué otros negocios poseen y qué intereses pueden guiar la producción de las noticias”.

Los investigadores afirman: “Nuestro sistema de medios muestra una alta concentración de audiencia y de propiedad, alta concentración geográfica, falta de transparencia, además de interferencias económicas, políticas y religiosas. Se analizaron cincuenta vehículos en cuatro segmentos (TV, radio, medios impresos y en línea), que pertenecen a veintiséis grupos de comunicación. Los resultados están disponibles en forma de banco de datos e indicadores, además de los temas destacados”.