Como todos los jueves en los últimos 40 años, las Madres de Plaza de Mayo marcharon frente a la Casa Rosada. Esta vez, lo hicieron llevando carteles con la leyenda “No pasarán” y advirtiendo que se viene “una pelea tremenda” y “durísima”, en la que ningún luchador popular pude bajar los brazos.

Envalentonados por el resultado de las elecciones legislativas del domingo, el Gobierno de Mauricio Macri, el “grupo de tareas” judicial y los medios hegemónicos que operan al servicio de Cambiemos redoblaron la embestida contra la principal fuerza opositora del país, concretando el desafuero y encarcelamiento del diputado Julio de Vido, y pretendiendo el mismo futuro para Cristina Fernández de Kirchner, quien el próximo 10 de diciembre asumirá su banca en el Senado de la Nación.

“No nos pueden perdonar haber demostrado que es posible un gobierno popular”, dijo la diputada bonaerense electa Florencia Saintout, al acompañar a las Madres en su marcha 2063, y agregó que tampoco perdonan “que les hayamos sacado el negocio de las AFJP de la boca, que hayamos nacionalizado YPF y Aerolíneas, y corrido el monumento de la colonización de Colón por el de Juana Azurduy”.

“No nos pueden perdonar haber demostrado que es posible un gobierno popular, que les hayamos sacado el negocio de las AFJP, que hayamos nacionalizado YPF y Aerolíneas”.

“Por eso, desatan las cacerías más tremendas de las cuales tengamos registro en nuestra historia, como lo está haciendo en estos días el Gobierno del saqueo”, remarcó la actual concejala y decana de la Facultad de Periodismo de la UNLP.

Saintout señaló que el de Macri “es un gobierno profundamente autoritario y antipopular”, como lo indicaron desde el primer día las Madres de Plaza de Mayo: “Hoy ya no pueden prometer la alegría indefinida ni el cambio, lo único que pueden prometer es deuda y palos”.

Y, en ese marco, planteó cuál es el desafío por delante: “Tenemos que resistir y construir al mismo tiempo, somos capaces de hacerlo. Construir con la memoria de los 12 años, de los compañeros, de lo que nunca ha sido fácil para el pueblo, porque no es la primera vez que nos persiguen. Esta misma derecha ha bombardeado plazas de civiles, fusiló, persiguió e intentó borrar los nombres del pueblo. Sabemos que los compañeros fueron arrancados de sus casas, torturados y tirados al mar”.

“Con las Madres al frente fuimos construyendo siempre la posibilidad de una patria liberada”, sostuvo la diputada electa y exhortó a acompañar a Cristina, “que hoy es la única que puede conducir un proceso que frene a la oligarquía”.

Hebe de Bonafini, que continuó la misma línea que Saintout, dijo que “no nos podemos quedar callados, quietos, amargados, ni llorando” por el triunfo de Cambiemos.

“La resistencia y el combate son derechos del pueblo. Esta Plaza es eso. ‘Resistir es combatir’ es una de nuestras consignas”, recordó la presidenta de Madres y aseguró que “somos muchos los que queremos una patria libre y soberana”.

También estimó que habrá “muchos más Pichettos, más Randazzos y más Abal Medinas”, aunque “no hay que pensar en esas basuras, que sólo sirven para barrer el piso de otros”.

Por otro lado, Hebe consideró que la represión será cada vez más dura, ya que “mandaron a los policías a aprender las prácticas más siniestras a Israel, a territorio ocupado de Palestina, para torturar en Argentina”.

Pero llamó a no tener miedo y arriesgarse: “A la vida uno le da valor cuando la pone al servicio del otro, cuando se para delante de un milico y no le importa que le peguen y le tiren gases, que eso es lo que pasa cuando uno va a defender a un compañero que perdió el trabajo”.

Durante la marcha se levantó, además, la figura del ex presidente Néstor Kirchner a siete años de su fallecimiento. “Está presente con nosotros en el ejemplo, en nuestras convicciones, en nuestra militancia, en nuestras ganas de saber que no hay que aflojar nunca. No aflojar, como nos enseñó Néstor, como nos enseñaron las Madres”, enfatizó Demetrio Iramain, director de la revista ¡Ni un paso atrás!.

“Néstor y Cristina nos enseñaron que era posible vivir en una Argentina con igualdad, donde se respeten los derechos, en un país con trabajo para todos y todas”, completó Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital, quien al mismo tiempo convocó a movilizar el próximo 10 de diciembre para “abrazar” a CFK: “Sabemos que van a venir por ella de la misma manera que persiguen a las Madres de Plaza de Mayo”.