Atentos al debate sobre el Código de Ordenamiento Urbano (COU) que se viene, los ediles de la oposición presentaron este miércoles en el Concejo Deliberante de La Plata un pliego de informes sobre la situación del Consejo Único de Ordenamiento Territorial (CUOT), órgano nacido para asesorar al municipio sobre la actualización y mejoramiento del actual Código en lo referente a la ejecución y desarrollo urbano, así como también a las políticas territoriales y del uso del suelo en la ciudad.

El COU fue aprobado en 2010 y, si bien ha sufrido observaciones y cambios, hoy sigue vigente con un fuerte carácter desregulador y con mayor participación del mercado inmobiliario. Así, lejos de la planificación fundacional, la ciudad sigue creciendo con un casco urbano que se debate entre la cantidad de casas desocupadas y las torres que se construyen día a día. Mientras tanto, fuera del cuadrado siguen sumándose asentamientos que se expanden sin los servicios necesarios, llegando, según un relevamiento reciente realizado por organizaciones sociales, al podio con 157.

Con este panorama, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para integrar la “Iniciativa Ciudades Emergentes y Sustentables”, desde el municipio se está impulsando el Plan Estratégico La Plata 2030, con el objetivo de pensar el planeamiento de la ciudad durante la próxima década, convocando a estudios extranjeros y consultoras privadas.

En este contexto, siendo el COUT un órgano fundamental, los concejales exigieron informes sobre quiénes lo integran, qué temas han tratado y cuáles son las propuestas.

Desde el COUT “vienen trabajando con un formato que tienen las consultoras del DIB, un formato enlatado, participativo pero que en realidad todos sabemos que tiene una mirada sectorial y no integral, entonces es complejo saber en su totalidad por dónde andan y qué es lo están pensando”, dijo a Contexto Soledad Del Cueto, consejera del Colegio de Arquitectos e integrante del Consejo de Tierra y Local de Hábitat.

Con un diagnóstico realizado por una consultora privada, autoridades del municipio, a través de la Secretaría de Planeamiento, fueron al Colegio de Arquitectos a comentar sobre el Plan Estratégico enmarcado en la modificatoria del COU. “Lo que mostraron en principio nos pareció elemental. Lo que le planteamos es que en principio no había una propuesta teniendo en cuenta el crecimiento de la ciudad y la complejidad de las distintas dimensiones”, explicó Del Cueto.

Los especialistas coinciden en que la ciudad de La Plata tiene que ser pensada de forma integral, no solo teniendo en cuenta los servicios, el transporte, el crecimiento a futuro, sino también los espacios donde se desarrolla la sociedad.

“La Plata viene de un proceso de fragmentación importante, donde se ha dejado en manos del mercado inmobiliario las reglas de construcción y planificación de la ciudad. Cuando hablamos de pensar una ciudad integral estamos hablando de una ciudad que se desarrolle a partir de sus sistemas productivos, comportamientos culturales, sus relaciones no solo del trabajo y de la comunidad, sino también de los espacios de ocio, de los espacios donde se desarrolla la sociedad en su conjunto”, explicó Del Cueto.

“Cuando uno piensa una ciudad en forma integral, están cada uno de los sectores de la sociedad integrados productivamente, socialmente y culturalmente”, dijo la arquitecta, y agregó que “al hablar de integralidad estamos hablando de construir una ciudad equilibrada donde se incorporan todos los sectores (sociales, productivos, culturales) en armonía”.