“Es un mensaje disciplinador para quien se moviliza”

Así lo consideró Ismael Jalil, abogado de CORREPI, al conocerse la decisión de la Justicia de procesar a 22 de los 31 detenidos tras la represión llevada a cabo durante la marcha de Santiago Maldonado.

566

El 1º de agosto, al cumplirse un mes de la desaparición de Santiago Maldonado, miles de personas salieron a las calles para pedir por su aparición y exigir la renuncia de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. El modo de opacar tamaña movilización que encontró Cambiemos fue la represión y posterior detención de 31 personas, de las cuales 22 fueron procesadas ayer por el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, mientras que 9 fueron desestimadas por falta de mérito.

En la resolución, el juez concluyó que “los desmanes provocados no fueron espontáneos, sino que se trató de acontecimientos previamente organizados y que tenían como fin provocar disturbios, infundir temor público, generar desórdenes y en ese marco de situación resultaron lesionados policías y se provocó daño en edificios públicos y privados”.

“Lo que seguro estaba organizado era la forma en la que iban a reprimir y qué foto querían quedarse ellos”, dijo a Contexto Ezequiel Madone, periodista de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), que fue detenido esa noche y hoy se encuentra procesado por “intimidación pública” y “resistencia a la autoridad”

Cabe recordar que los detenidos, tras pasar un fin de semana arrestados, pudieron testificar y ser liberados. Las versiones que señalaban a infiltrados de la policía durante la marcha no fueron tenidas en cuenta por el juez; por el contrario, es esta fuerza de seguridad una de las fuentes para avanzar sobre el procesamiento.

En base a declaraciones policiales, así como también con el análisis de las cámaras de la zona, Di Giorgi dictaminó esta medida. Según detallaron desde la defensa de los hoy procesados, tanto las actas como los testimonios de los policías tienen ciertas irregularidades, como por ejemplo los lugares y horarios donde llevaron a cabo los arrestos.

Tal es el caso de Madone y Juan Pablo Mourenza, otro de los comunicadores de la RNMA que se encontraba cubriendo la marcha. Según explicaron sus abogados, y se vislumbra en las propias filmaciones realizadas por los periodistas, fueron detenidos en San José y Avenida de Mayo. El acta, en tanto, precisa que fue en Plaza de Mayo.

“El juez copia y pega las declaraciones de la Policía”, explicó a Contexto Ismael Jalil, abogado de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), organización que acompaña a los detenidos, quien señaló que la justificación de Martínez de Giorgi “es la forma que tiene de justificar un procesamiento que de otro modo se le caía”.

Ante esta resolución del juez, el martes los procesados se presentarán ante la Cámara de Apelaciones a la espera de ser convocados a una audiencia para poder exponer y presentar pruebas, entre ellas, las filmaciones mencionadas.

Para el abogado de CORREPI, este “es un fallo netamente de corte político, sometido al resultado de las elecciones, que cumple una finalidad muy clara comandada por el gobierno, que es la de mandar un mensaje disciplinador a los que se movilizan pero a su vez mandar un mensaje de claridad para las fuerzas de seguridad, que pueden hacer lo que quieren porque después tienen garantizada la impunidad”.

En consonancia con esto, Madone sostuvo que desde la RNMA lo ven “enmarcado en un ataque que está teniendo este gobierno en intentar callar a las voces que se le oponen y que le plantean cierta resistencia. Es un intento de que haya un país en paz cuando están pasando un montón de cosas que son tremendas, como por ejemplo lo de Santiago”.

Cabe recordar que durante los días anteriores a la movilización se secuestraron en la ciudad de Córdoba material y banderas que iban a llevarse a la marcha por Maldonado, y Gendarmería ingresó a la Universidad Nacional de Rosario mientras se realizaba una jornada por el joven desaparecido. También el ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finochiaro, trató de silenciar el reclamo en las aulas durante el Día Internacional del Detenido Desaparecido.

“Lo enmarcamos en eso y en un intento de generar cierto temor y cierta paranoia para que la gente no salga a la calle, sabiendo que podés ir a una marcha y ser detenido. Así están pretendiendo conseguir la paz que se plantean”, concluyó Madone.