Los empresarios Cristóbal López y su socio Fabián de Sousa confirmaron la venta del Grupo Indalo a un fondo de inversiones internacional, cuyo dueño, Ignacio Jorge Rosner, trabajó en el Grupo Clarín e integró el directorio de la empresa Papel Prensa.

El fondo se queda con el 100% del paquete accionario del Grupo Indalo. Además de los medios de comunicación, comprende más de 170 sociedades que incluyen la construcción, servicios petroleros, financieros y alimentos, entre otros.

El canal C5N y de Radio 10 son medios que, dada la concentración mediática a favor de Cambiemos, han visto crecer sus audiencias desde diciembre de 2015, sobre todo del electorado que no votó a Macri.

Rosner, egresado del colegio Cardenal Newman en la promoción anterior a la de Mauricio Macri, también fue parte de los grupos agropecuarios El Tejar y La Banda, y desde 2005 es el director ejecutivo del fondo Latin American Assets Management LLC, con oficinas en Buenos Aires, San Pablo, México DF, Nueva York y Londres.

Sin embargo este fondo no sería el que aportaría el capital para hacerse con Indalo, por lo que Rosner lo buscaría en otros inversores internacionales que todavía no hicieron público sus nombres.

Con la venta del Grupo Indalo, se vuelve más fuerte el muro informativo que protege al gobierno nacional, pieza clave para el crecimiento político de Cambiemos por dos factores: amortiguar los malestares sociales por los ajustes que ha llevado a cabo la gestión desde su asunción; e imponer una agenda mediática favorable a sus intereses.

Para Pablo Antonini, presidente del Foro Argentino y Radios Comunitarias, la venta de Indalo “es la confirmación de que estamos frente al panorama más homogéneo y de menos pluralidad en los medios de los últimos años veinte años”.

“estamos frente al panorama más homogéneo y de menos pluralidad en los medios de los últimos años veinte años”.

“Es parte de un proceso de concentración en el que cada vez hay menos espacios críticos y disidentes”, dijo Antonini. Y agregó que también “deja cada vez más claro por qué les molestaba tanto la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, por qué una de las primeras medidas de gobierno que se tomaron fue su desguace, la disolución de las autoridades de aplicación y las restricciones que le ponía a la concentración de la propiedad de los medios”.

Como un amague de lo que vendría después, un mes atrás Cristóbal López había tenido reuniones con el empresario mendocino “Orly” Terranova, militante macrista con llegada a Nicolás Caputo -mano derecha de Macri- para venderle sus medios. Aunque luego de que Terranova haya sondeado la situación económica del Grupo Indalo, la operación se cayó.

En aquel entonces, el periodista Roberto Navarro, recientemente echado del canal C5N, había declarado que su salida era “condición imprescindible” ordenada por el gobierno al holding, para que así los medios sean vendidos y queden en manos del macrista Terranova.

Cristóbal López y su socio se encuentran en una situación compleja por sus deudas de $ 10.000 a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), por la que fueron inhibidos por la Justicia.