El Comité por la Libertad de Milagro Sala remarcó en Montevideo el peligro que corre la vida de la líder de la Tupac Amaru y diputada del Parlasur desde que el juez jujeño Pablo Pullen Llermanos le revocó la prisión domiciliaria y la trasladó nuevamente a la cárcel de Alto Comedero, violando una medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Está en una situación psicológica y física muy delicada. Tuvimos situaciones muy difíciles en el penal de Alto Comedero”, dijo ayer Alejandro “Coco” Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru, al abrir la conferencia de prensa del Comité en el Palacio Legislativo uruguayo, donde se desarrolla el 165° período de sesiones de la CIDH.

El caso de Milagro, quien la semana pasada intentó suicidarse con un vidrio en medio de un fuerte cuadro de depresión por el creciente hostigamiento y las duras condiciones de detención en la cárcel, será evaluado por el organismo interamericano este jueves, durante una reunión en la que el secretario de Derechos Humanos de Mauricio Macri, Claudio Avruj, deberá dar explicaciones por el incumplimiento de la cautelar.

“Denunciamos con vehemencia la persecución política a la que está siendo sometida Milagro Sala que, como lo han definido el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU y la misma CIDH, por su liderazgo social, es una presa política”, señaló Sebastián Sabini, diputado del Frente Amplio de Uruguay y parlamentario del Mercosur.

Tras exigir que Sala pueda asumir su banca como diputada regional, Sabini hizo responsables al presidente Macri y al gobernador jujeño, Gerardo Morales, “por la integridad física de la parlamentaria”.

La conferencia contó además con la presencia de la vicepresidenta de Uruguay, Lucía Topolansky, quien más tarde dialogó con Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Lita Boitano, presidenta de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, y los integrantes del Comité por la Libertad de Milagro Sala.

“La única lucha que se pierde es la que se abandona”, les dijo Topolansky y destacó las sesiones de la CIDH como “un ámbito donde se puede expresar cosas que, capaz, en otros lados no tienen resonancia”.

Aníbal Ibarra, miembro del Comité, afirmó a Contexto que “la presencia de la vicepresidenta uruguaya fue un hecho político muy significativo”, así como el apoyo de Macarena Gelman, nieta del poeta Juan Gelman, y organismos de derechos humanos del país vecino.

“Yo personalmente estuve hace seis días en Jujuy y noté a Milagro muy decaída. No sólo la tuvieron un tiempo en una casa con condiciones propias de una cárcel, sino que ahora la devolvieron al penal buscando destruirla anímicamente. Por eso, si antes corría riesgo su vida y su salud, ahora la situación es mucho más grave”, advirtió el ex jefe de Gobierno porteño.

Antes de analizar el caso de Milagro, la CIDH trató este martes las violaciones a los derechos laborales, con representantes gremiales y abogados que denunciaron persecuciones, ataques, intervención de sindicatos y criminalización de la protesta desde la asunción del Gobierno de Cambiemos.

El organismo interamericano también evaluó los retrocesos en materia de derechos humanos. El momento más álgido tuvo lugar cuando la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, dijo que Macri “promueve desandar el camino recorrido en 40 años de lucha” y Avruj salió al cruce asegurando que su gobierno es víctima de una “campaña de desprestigio” que lo compara con una “dictadura”.

“Avruj hace lo mismo que Macri, miente y provoca permanentemente, pero a esta altura lo tomamos como de quien viene. Nosotros vamos a seguir firmes en nuestra lucha”, sostuvo Taty Almeida, quien celebró en diálogo con La García que la CIDH haya registrado “todas las anomalías y las violaciones a los derechos humanos que se están llevando adelante en nuestro país desde que está Macri”.

“Lo que vivimos hoy acá es un aire que nos da fuerzas y esto es un cierre de la jornada por la lucha por Milagro, por las otras siete compañeras presas políticas y para que haya justicia por Santiago Maldonado”, completó Lita Boitano junto a Topolansky.