A casi tres meses de la desaparición de Johana Ramallo, ayer en la sede de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) en Capital Federal, su madre Marta encabezó una conferencia de prensa con fuertes críticas al accionar de la fiscal platense Betina Lacki, quien estuvo a cargo de la investigación y responsabilizó al Estado ante la falta de apoyo.

“Hago responsable al Estado, a los jueces y fiscales porque sino hay complicidad del Estado no hay una red de trata; una red de trata no se conforma con dos o tres perejiles sino que hay un Estado. Son los jueces y fiscales por encubrimiento a esta gente que se dedica a quitarnos a nuestras hijas, nietas, hermanas o vecinas”, dijo Marta Ramallo.

El lunes, Julio Garro brindó una conferencia con los concejales electos de Cambiemos. Tras ser consultado por la prensa, se refirió al caso de Johana y aseguró que el ejecutivo municipal estaba “a disposición de la justicia”, al tiempo que aseguró que no se pudo comunicar con Marta.

“Nunca recibí el llamado de ningún funcionario. Al mes fui a ver al Santiago Cantón (Secretario de Derechos Humanos de la Provincia) y yo le pedí que se haga una carta para que me reciba Vidal. Nunca recibí ningún llamado ni ninguna solidaridad de nadie del Estado: ni de Garro ni de Vidal”, dijo Marta y remarcó el acompañamiento de las organizaciones. “El Estado nos sigue abandonando como abandonó a Johana”, agregó.

Los abogados relataron que en la primera reunión que tuvieron con la fiscal Betina Lacki, se le planteó que Johana no estaba ausente por su propia voluntad. Los letrados comenzaron junto con Marta a barajar la hipótesis de una red de trata, teniendo en cuenta que la joven fue vista por última vez en 1 y 63, conocida como la zona roja de La Plata y porque era “víctima del sistema prostituyente”. Sin embargo el pedido formal del cambio de carátula y que la policía bonaerense sea apartada de la investigación fue descartado por la fiscal.

“Lacki denegó el cambio de carátula y ni siquiera hizo mención al pedido que hicimos del cambio de la fuerza. Eso es bastante llamativo porque los abogados y las abogadas somos el vehículo para que las víctimas ejerzan sus derechos. No responder o responder en forma parcializada el pedido de la víctima es un problema de acceso a la justicia: no se está respetando un derecho constitucional, un derecho humano, que es el acceso a la justicia”, explicó Silvina Perugino, abogada de la familia de Johana, quien aseguró que de esta fiscalía recibieron un trato “desagradable”.

Frente a la negativa de Lacki, se denunció ante los Tribunales Federales la desaparición como delito de trata. Un día después la fiscal presentó la declinatoria de competencia para que investigue la justicia federal. Según señalan los abogados, hoy la justicia se encuentra estudiando la caso “de forma responsable”. La causa quedó en manos de el Fuero Federal N°1 a cargo del juez Ernesto Kreplak y la investigación es llevada a cabo por el fiscal Hernán Schapiro con la colaboración de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX).

La madre de Johana remarcó que su hija era parte del Ellas Hacen, un programa que nació en el 2013 para acompañar a mujeres en situación de vulnerabilidad, generando oportunidades de trabajo y de formación. Sin embargo, esta iniciativa fue desmantelada a solo unos meses de asumir este gobierno, dejando a quienes participaban sin este acompañamiento.

“Cuando asumió este gobierno a nosotros nos quitaron el derecho a seguir trabajando y construyendo nuestras casas, a seguir teniendo una psicóloga para que escuche los problemas que enfrentamos nosotras y nos quitaron la guardería de nuestros hijos”, relató Marta. “Es el Estado el que nos abandona desde un primer momento. Es el Estado que a nosotros nos quita los derechos y nos sigue quitando por el solo hecho de ser mujer”, agregó.

“Era un programa que hoy está completamente desarticulado que iba a buscar a estas víctimas a estas mujeres en situación de vulneración de derechos”, dijo Perugino y agregó que Johana “estaba siendo víctima del sistema prostituyente. La prostitución no es un trabajo. Esa es la posición de Marta y nuestra posición”.

“Devuelvan a Johana”

Este jueves, al cumplirse tres meses de la desaparición de la joven se realizará un festival cultural bajo la consigna “devuelvan a Johana”. La cita será en Plaza San Martín a partir de las 17 horas con la presencia de bandas, murgas y una radio abierta.

“A casi tres meses de la desaparición de Johana Ramallo, familiares y amigxs de Johana, organizaciones feministas, gremiales, sindicales, sociales y políticas que venimos llevando adelante la lucha para que el Estado ponga todos sus medios a disposición de su búsqueda, seguimos sin tener información certera sobre su paradero”, señalan desde la organización.