El sábado, el presidente de España, Mariano Rajoy, anunció la intervención de Cataluña. El mandatario comunicó en rueda de prensa que aplicará el artículo 155 de la Constitución española.

El próximo viernes, el Senado español deberá tratar la medida. De aprobarse, se suspenden las funciones del presidente de Cataluña, su vicepresidente, sus consejeros, y se limita la función del Parlamento de ese territorio.

Cabe recordar que, en el referéndum realizado el 1° de octubre, a pesar de una fuerte represión de la Policía Nacional española, más de 2 millones de catalanes votaron a favor de la independencia.

En respuesta a la decisión del mandatario español, el presidente catalán, Carles Puigdemont, aseguró que “el gobierno español, el PSOE y Ciudadanos han emprendido el peor ataque a las instituciones y al pueblo de Cataluña desde los decretos del dictador militar Francisco Franco”.

“Todas las propuestas de diálogo con el gobierno español han tenido las mimas repuestas: o el silencio o la represión”, señaló.

Puigdemont afirmó que “lo que los catalanes han decidido en las urnas, el gobierno español lo anula en los despachos”.

En la misma línea, Pablo Echenique, secretario de organización de Podemos, aseguró: “Mariano Rajoy, que, recordemos, capitanea el partido más corrupto de Europa, acaba de suspender la democracia en Cataluña y, por lo tanto, acaba de suspender la democracia en España”.

El referente de Podemos, Pablo Iglesias, a través de la red social Twitter, afirmó que “el bloque monárquico cree mostrar autoridad pero sólo revela su incapacidad para ofrecer soluciones y aleja aún más a Catalunya de España”.

En diálogo con Contexto, Carlos Aznárez, periodista y analista internacional, explicó que “España no es un país sino un conjunto de dominios unificados a lo largo de los siglos a sangre y fuego. Esa unificación se realizó en la misma época en que los conquistadores vinieron para tierras americanas y generaron uno de los más grandes holocaustos”.

“El pueblo catalán está decidido a esta independencia, lo viene reclamando desde hace tiempo, como también reclama su independencia el pueblo vasco. España también tiene problemas en Andalucía, en Galicia, en Aragón. Todos reinos que en su momento fueron conquistados por los castellanos con la espada y con la cruz, de la misma manera que cuando vinieron para América”, remarcó.

Por último, Aznárez señaló que “ahora el gobierno español recurre otra vez a la receta represiva, la receta franquista, porque además Rajoy y el PSOE son la continuidad del franquismo. De esta manera han decidido coartar la posibilidad de que el pueblo catalán tenga derecho a su autodeterminación. Esa actitud les va a jugar en su propia contra, porque los catalanes están realmente empoderados y masivamente  decididos a conquistar su independencia”.