La integrante de la Tupac Amaru Mirta “Shakira” Guerrero fue hospitalizada en la noche del miércoles tras un intento de suicidio en los baños del penal de Alto Comendero. La mujer, una de las presas políticas de la organización barrial que lidera Milagro Sala, acababa de regresar de la audiencia en la que el Tribunal Oral N° 3 la condenó a tres años y tres meses por el supuesto robo de equipos a trabajadores de Canal 13, ocurrido en 2012, cuando filmaban para el programa de Jorge Lanata. La mujer contó en una carta la estigmatización que sufre desde hace cinco años a pesar de ser inocente.

Desde el Comité por la Libertad de Milagro Sala aseguran que es parte del incremento del hostigamiento que las detenidas denunciaron en septiembre tras el traslado de la diputada del Parlasur a la casa de El Carmen, donde estuvo hasta el sábado. Sus defensores adelantaron que el hecho será informado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El episodio ocurrió este miércoles, pasadas las 21, luego de que Guerrero solicitara insistentemente y sin respuesta hablar con el jefe de la unidad penal, Pedro Vilte, para reclamar por el trato recibido durante el traslado a la audiencia del juicio en el que fue condenada por el robo de una cámara al equipo de producción de Lanata, pese a que los testigos y los denunciantes habían señalado como autor del hecho a un hombre de un metro setenta y pelo largo.

Cuando las guardiacárcel del Servicio Penitenciario -que luego identificó como las oficiales García y Guerriero- le dijeron que nadie la atendería, Guerrero ingresó al baño donde ocurrió el episodio.

“¿Qué necesitan?, ¿que me corte para que me atienda? Díganle a Gerardo Morales que si quiere un muerto, acá lo va a tener”, gritó la detenida, y ya no se la escuchó más. Sus compañeras, preocupadas al ver que no salía, se asomaron y vieron que se estaba ahorcando con una toalla. Dos internas que se encontraban en ese sector lograron ingresar al baño. Luego intervino personal de la unidad carcelaria. La atendió el SAME y fue llevada al Hospital San Roque.

“La persecución y el hostigamiento a las compañeras de la Tupac no tiene límites”, dijo la integrante del Comité por la Libertad de Milagro Sala, Mara Brawer, en declaraciones a Radio La Imposible. La mujer había denunciado junto a Estela Díaz el incremento del hostigamiento a Guerrero, Gladys Díaz, Mirta Aizama y Graciela López, luego de que Milagro Sala fuera trasladada a la casa de El Carmen por la Justicia para cumplir con el pedido de prisión domiciliaria de la CIDH, que el sábado el juez Pablo Pullen Llermanos interrumpió.

En una carta de puño y letra que hizo pública este jueves, Guerrero remarcó lo que quedó claro en el juicio: que era inocente. Y contó que desde hace cinco años es hostigada y estigmatizada a través del programa Periodismo para Todos, que se emite por la pantalla de Canal 13, donde llegaron a parodiarla, “sin pensar cuánto daño nos hicieron a mí y a mi familia”, escribió.

“Ningún psicólogo ni ningún psiquiatra puede saber o entenderme lo que sufrí al verme condenada cuando me considero absolutamente inocente”, finalizó la carta.

Shakira está operada de una hernia desde hace dos meses y no pudo concluir los estudios médicos vinculados con la intervención quirúrgica porque, pese a los certificados médicos, no recibió la autorización. Este miércoles pretendía denunciar que cuando bajaba las escaleras del TOCN 3 que la condenó pero que no hizo efectiva la prisión fue hostigada por una guardiacárcel de apellido Vega que la trasladaba.

Guerrero fue condenada junto a Patricia Jaldín por el delito de robo en poblado y en banda, por un hecho cometido hace cinco años cuando Lanata comenzó en su programa Periodismo para Todos una campaña de estigmatización contra la Tupac Amaru y Milagro Sala. Esa condena será apelada y no se hará efectiva hasta que quede firme.

Carta de Mirta Rosa “Shakira” Guerrero tras su intento de suicidio