Trabajadores formales e informales, nucleados en gremios de la CTA Autónoma y en organizaciones sociales, respectivamente, llevaron a cabo ayer una “jornada de lucha provincial” en la que hicieron una fuerte crítica al modelo económico de Cambiemos. Tras concentrar por la mañana en Plaza Moreno, frente al Palacio Municipal, atravesaron el microcentro platense hasta Plaza San Martín, donde pidieron por un presupuesto provincial para 2018 más “redistributivo” para los sectores trabajadores con respecto al de 2017, por la apertura de paritarias, pases a planta y mayor trabajo para los cooperativistas.

Trabajadores docentes, administrativos, cooperativistas, del Astillero Río Santiago y estudiantes universitarios se reunieron frente a Gobernación, donde los organizadores montaron el escenario. Desde allí, el principal orador, Oscar de Isasi, secretario general de ATE y de la CTA Autónoma Provincia de Buenos Aires, pidió un “cambio de rumbo en las políticas de Estado” del gobierno de Vidal.

“El presupuesto de la provincia de Buenos Aires debe priorizar la inversión en salud, educación, niñez, desarrollo social, producción y créditos blandos para los pequeños y medianos productores y comerciantes, y no el pago de la deuda”, señaló el gremialista, quien agregó que “este endeudamiento irresponsable lo vamos a terminar pagando todos los argentinos”.

Tanto la gestión de Mauricio Macri como la de María Eugenia Vidal llevan un acelerado ritmo de deuda: Argentina es la economía emergente que más deuda externa emitió entre 2016 y 2017, con USD 55.000 millones, mientras que la provincia hizo lo propio con casi USD 9.000 millones, ocupando el puesto 22º, según datos de la agencia Bloomberg.

El titular de la CTA advirtió sobre el “ajuste que se viene después de las elecciones, que ya han anunciado”, y resaltó la importancia de la unidad de los gremios para enfrentar las principales reformas del macrismo: tributaria, laboral y educativa.

En este sentido, afirmó que “si la pelea la vamos a dar cada uno por su lado, lo único que vamos a garantizar es un escenario de derrota”, por esto “abrimos el debate a todas las organizaciones populares para construir unidad en torno a la propuesta de la clase trabajadora que nos permita no solo decir lo que hay que hacer, sino tener la fuerza para hacerlo”.

Ante las publicaciones periodísticas en diarios oficialistas sobre la cifra del 10% que ofrecería Vidal para las paritarias después de las elecciones, De Isasi sostuvo: “No queremos una paritaria por los diarios, no queremos globos de ensayo. Pedimos que convoque de manera inmediata a las paritarias de docentes, estatales, judiciales y médicos, para que ningún salario quede por debajo de la línea de la pobreza”.

Frente al escenario, sobre la explanada de la plaza, además de las banderas de ATE y la CTA Autónoma, se levantaron las de las tres principales organizaciones territoriales que encabezan los reclamos contra la gobernadora María Eugenia Vidal y el intendente Julio Garro por mejoras salariales y mayor cantidad de puestos de trabajo para las cooperativas: Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

Los trabajadores informales han visto decaer sus puestos de trabajo debido a que el municipio no los convoca para negociar obras que permitan el trabajo cooperativo. Además, piden la declaración de la emergencia alimentaria, en un contexto en el que en la región del Gran La Plata ha crecido el desempleo y la pobreza en el primer semestre del año con mayor énfasis que en otras zonas del país, con 56.864 nuevos pobres según datos del INDEC.

“Desde que asumió este gobierno, lo enfrentamos en la calle diciéndole con corte de ruta y olla popular que el hambre de nuestros pibes no se negocia”, dijo desde el escenario Ramiro Berdesegar, titular de la Corriente Clasista Combativa. “Cuando se discute el presupuesto 2018, se equivocan cuando no incluyen la emergencia alimentaria, algo que se lo venimos gritando en las rutas y en el Congreso, pero no tienen oídos para esos reclamos”, añadió.

Por su parte, los trabajadores del Astillero Río Santiago (ARS) también le dedicaron unas palabras a Vidal, ya que la provincia, dueña de la reconocida empresa de Ensenada, se rehúsa a aportar la inversión y el financiamiento con el fin de evitar el cese de las actividades.

Francisco Banegas, secretario general de ATE Ensenada, recordó los años noventa cuando “se destruyó la industria naval” y pidió al gobierno provincial que tenga “una mirada distinta” del ARS, “que lo vuelvan a mirar estratégicamente al servicio del país y su soberanía, construyendo buques para la marina mercante”.

Banegas criticó la decisión del Estado nacional por haber pagado 49 millones de dólares a Israel por cuatro lanchas patrulleras, “mientras que en el Astillero esas embarcaciones se podrían haber hecho a mitad de precio. Esto es lo que buscamos y lo que defendemos”, aseguró, y amplió: “Venimos acá para decir basta de comprar buques afuera, basta de comprar buques usados, inviertan en el país, defiendan la industria nacional y su mano de obra”.

Estudiantes terciarios denunciaron “desfinanciación” de los institutos de formación

Mientras los gremios y organizaciones sociales se agrupaban durante la mañana en la Plaza Moreno, en la puertas de la Dirección General de Cultura y Educación (13 entre 56 y 57), estudiantes terciarios dependientes de la provincia denunciaron la “desinversión” que lleva a cabo la gestión de Gabriel Sánchez Zinny en las escuelas e institutos de formación docente.

Nicolás Ferrari, estudiante del Instituto de Formación Docente N° 17, sintetizó en diálogo con este diario los ejes del reclamo: “Esto viene a raíz de una serie de políticas que viene realizando este gobierno: desfinanciación de becas, que se dejaron de pagar y se reemplazaron por becas meritocráticas que no llegan a cubrir un mínimo porcentaje de lo que se necesita, abandono del programa Conectar Igualdad y la exclusión en cuanto al acceso al boleto educativo que se votó a fines de 2015, pero en el momento de su reglamentación nos dejaron afuera sin promesas de incorporarnos”.

La cartera educativa provincial, en línea con lo que hizo el Ministerio de Educación de la Nación en las escuelas primarias y secundarias de todo el país con el Plan Aprender, realizará una evaluación estandarizada para los estudiantes de los institutos de formación.

“La crítica que le hacemos es que esta evaluación está hecha por una empresa privada, sin contemplar las particularidades geográficas y curriculares de cada institución”, apuntó Nicolás Ferrari.

Por su parte, Daniela Morales, estudiante de la Escuela de Danzas Tradicionales, dijo a Contexto que piden “una reforma de la evaluación para que sea específica de acuerdo a cada instituto, contemplando cada salida laboral y carrera diferente”.

En otro orden, también resaltaron el “histórico problema” de la falta de espacio para las cursadas y la falta de mantenimiento de los edificios. “Usamos lugares prestados que son alquilados, lo que se suma a todo lo anterior. En la Escuela de Danzas Tradicionales tenemos clases en ocho sedes diferentes, como escuelas y centros culturales, y eso hace que las cursadas sean un trastorno”, afirmó Natalia Morales.

Los estudiantes terciarios de La Plata formaron recientemente el Frente de Estudiantes Terciarios de La Plata y la de ayer fue su primera acción formal para despertar la atención de Sánchez Zinny. Estuvieron presentes estudiantes de los institutos de formación Nº 17, 9, 95, y de las Escuelas de Danzas Clásicas, Danzas Tradicionales y de Teatro.