El hacinamiento en los institutos de menores, la persecución a personal por reclamar mejoras y el sistemático vaciamiento presupuestario en los últimos dos años fueron algunos de los principales motivos del inicio de un paro y acampe por 48 horas que llevan adelante trabajadores del área de Niñez del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia.

La jornada inició ayer con actividades frente a la Municipalidad de La Plata, encabezada por la delegación de ATE de Niñez y Adolescencia, y se realizó en simultáneo con una larga audiencia pública que representantes de diversas regiones mantuvieron en el anexo de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, que contó con la participación del legislador del FpV Miguel Funes.

“Necesitamos resolver las situaciones que se dan en distintos espacios de trabajo, como hogares e instituciones, a la vez que necesitamos designaciones de puestos de trabajo. Esta gestión desde que asumió no ha nombrado a nadie. Hay un proceso de vaciamiento en las tareas de Niñez”, dijo a Contexto Julio Ferreyra, referente del consejo directivo de ATE y trabajador de Niñez.

Según informó el gremio de estatales, el 47,7% de los niños argentinos son pobres, y si se segmenta esa población en tres grandes grupos de edad, se observa que la incidencia mayor de la pobreza se verifica para el grupo de 13 a 17 años (51%), seguido por el grupo de 5 a 12 años (48%) y de 0 a 4 años (45%).

“El gobierno no presta atención a los problemas de los chicos en los barrios más pobres, los chicos que se encuentran en situación de encierro o desamparo. No hay nexos con Salud ni con Educación. Hay centros de atención y contención y programas que se están cerrando”, dijo Ferreyra.

En nuestro país se encuentra vigente la Ley N° 13.298, que compete al abordaje de problemáticas de la niñez en situaciones de diversas vulneraciones sociales, que según los trabajadores no se está cumpliendo como corresponde.

En esta línea, Ferreyra señaló la persecución a trabajadores que se vieran vinculados con asambleas y organizaciones críticas al gobierno.

“Hay traslados, suspensiones injustificadas. Hay dos compañeros que están judicializados por haber ayudado a chicos de un centro de menores durante un incendio”, expresó durante la audiencia pública con el diputado Funes un representante del Centro de Recepción, Evaluación y Ubicación (CREU) de la zona sur del Conurbano.

Durante la audiencia, en el subsuelo del edificio anexo de la Legislatura ingresaron efectivos del cuerpo de Infantería, en señal intimidatoria. Funes había presentado un documento de preocupación por la situación de los trabajadores de Niñez y Adolescencia, en sintonía con un proyecto de mejoras para el área presentado por su par Karina Nazábal.

En esta línea, en la audiencia estuvieron presentes dirigentes de las Juntas Internas de ATE Promoción Social del Ministerio de Trabajo y del Ministerio de Economía de C.A.B.A., representantes de Niñez de Nación (SENNAF), delegados y trabajadores del CREU de Menores de Lomas, del Servicio Zonal y de la Casa de Abrigo, del Centro de Contención de Glew, de las UDIS (Unidades de Desarrollo Infantil) de Don Orione, Dolores, Quilmes y de distintos puntos de la provincia, además de representantes de organizaciones sociales, como el Movimiento Territorial Teresa Rodríguez.

La pelea de los trabajadores con la Dirección de Niñez y Adolescencia conducida por Pilar Molina posee larga data. El desmantelamiento de equipos de trabajo y programas de atención, así como el traslado de tareas provinciales al ámbito municipal como parte de un plan de desfinanciamiento, fueron puntos que ya habían provocado manifestaciones a principios de este año. En este caso, el paro de 48 horas culminará hoy con diversas actividades y una movilización al palacio de gobernación provincial.