El año pasado, por esta misma fecha, María Eugenia Vidal ya había presentado su proyecto de Presupuesto 2017 en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. No causalmente, el de 2018 aún brilla por su ausencia mientras la gobernadora sigue al frente de la campaña de Cambiemos, aunque no sea candidata a ningún cargo.

El hecho de que no lo dé a conocer antes del 22 de octubre lleva a preguntarse qué tan brutal será el ajuste de Vidal para el año que viene. Por ahora sólo anticipó –vía medios hegemónicos– que pretende un techo paritario del 10%, de acuerdo con las expectativas inflacionarias de un presupuesto nacional que asomó con nuevos recortes en áreas sensibles, más tarifazos y un incremento del endeudamiento externo en 46.500 millones de dólares, así como del gasto para pagar los intereses de la deuda, que asciende a 285 mil millones de pesos (pasa del 28,5% al 31% del PBI).

Atentos a estas señales inequívocas, los estatales de ATE se movilizarán este jueves a la Gobernación bonaerense, junto a organizaciones sociales y estudiantiles, en reclamo de “un presupuesto redistributivo que priorice la inversión en las áreas sociales”, y “una reforma tributaria que sea progresiva y que grave a la riqueza para distribuir entre los que menos tienen”.

No son los únicos sectores preocupados por lo que hay en puerta. Los docentes también se encuentran en “alerta” por un presupuesto provincial que “vendría a la baja” en educación, según señaló en diálogo con Contexto María Laura Torre, secretaria gremial del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA).

El Presupuesto 2018 que envió el presidente Mauricio Macri al Congreso ya implica un duro golpe para todas las provincias del país, empezando por la exclusión del artículo que determinaba que el Fondo Nacional de Incentivo Docente y el Programa Nacional de Compensación Salarial Docente no pueden tener un monto inferior al del año anterior.

Torre explicó que el primer paso en este sentido lo había dado Esteban Bullrich, exministro de Educación y actual candidato a senador de Cambiemos, cuando eliminó la paritaria nacional docente, “lo que produjo un desequilibrio, una conculcación de los derechos que tenemos los maestros de todo el país”.

“Este año partimos de diferentes pisos salariales, con casos como el de Jujuy, donde se ofreció sólo el 10%, o como el de San Luis, donde superó el 38%. Y el año próximo la discusión va a ser mucho más cruda”, aseguró la gremialista.

Un informe realizado por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) sobre el nuevo presupuesto de Macri indica que “continúa la política de ajuste que viene sosteniendo el Ministerio de Educación de la Nación, afectando principalmente los programas socioeducativos, la formación docente, el plan Conectar Igualdad, la inversión edilicia para la construcción de jardines de infantes, entre otros”.

Los programas socioeducativos sufrirán un recorte del 8%, aunque si se contempla la inflación interanual el ajuste real será del 23,5%; mientras que el Plan Nacional de Educación Digital (ex Conectar Igualdad) se reducirá un 43%. A esto se suman recortes en la educación técnica, “la virtual paralización” de la distribución de libros de texto, lectura y manuales, y la eliminación de los programas Biblioteca del Maestro y Alfabetización de Adultos.

“Coros de Orquestas, Patios Abiertos, Centros de Actividades Juveniles (CAJ) y Centros de Actividades Infantiles (CAI), destinados a los alumnos de los sectores más vulnerables, fueron los programas que sufrieron mayores ajustes. No es que los cierran, los hacen morir por ‘inanición’. Cuando uno no cobra durante cinco, seis o siete meses, deja ese programa simplemente porque no puede vivir sin cobrar”, remarcó Torre.

Partidas sin gastar

Pero no sólo hay un desfinanciamiento sistemático de la educación pública, sino además una subejecución presupuestaria que se mantiene invariable desde la asunción de Cambiemos.

El relevamiento de la CTERA advierte que en los primeros seis meses de este año no se utilizaron los fondos del programa de becas PROG.R.ES.AR. Tampoco se construyeron los jardines de infantes anunciados con tanta insistencia durante la campaña electoral de Macri, pese a que en el presupuesto 2017 se destinaron 5.600 millones de pesos para unos tres mil establecimientos del nivel inicial, ni se ejecutó la totalidad del presupuesto para mejorar la infraestructura escolar.

“Estamos sumamente preocupados porque todo indica que el presupuesto provincial seguirá el mismo camino que el de Nación. Ya el año pasado, el presupuesto que envió Vidal a la Legislatura tenía un 3% menos que el del año 2016. Con ese 3%, la gobernadora privó a los bonaerenses de tener 1.600 jardines de infantes”, recordó Torre.

Mientras crece el malestar entre los maestros, el titular de la cartera educativa bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, sigue negándose a recibir a los dirigentes del Frente de Unidad Docente, integrado por SUTEBA, FEB, AMET, SADOP, SUTEBA, UDA y UDOCBA. Sánchez Zinny asumió a mediados de julio pasado en lugar de Alejandro Finocchiaro, quien a su vez reemplazó a Bullrich en el Ministerio de Educación de la Nación. Los gremios buscan retomar una amplia agenda de temas que dejó pendiente Finocchiaro, entre ellos, los programas de formación y actualización docente, el incumplimiento de la designación y cobertura de cargos necesarios para el funcionamiento de las escuelas, comedores escolares, infraestructura, programas socioeducativos y convocatoria a las comisiones técnicas paritarias.