Tras revalidar la cautelar de prisión domiciliaria, la Justicia confinó de manera ilegítima a la líder jujeña a la cárcel de Alto Comedero. El hecho tuvo lugar sin previo aviso durante la mañana de ayer y la propia Cristina Kirchner definió que Sala está “casi secuestrada”.

Tras pasar más de un año detenida en condiciones ilegítimas y luego ser derivada a prisión domiciliaria en un espacio casi inhabitable, la dirigente popular jujeña Milagro Sala volvió a ser trasladada ayer al penal de mujeres de Alto Comedero, tras una orden del juez Pablo Pullen Llermanos. “Esto es un secuestro. Tras la resolución de la Cámara de Apelaciones que dispuso la revocatoria de la detención domiciliaria, Pullen Llermanos perdió jurisdicción sobre el expediente vinculado a la medida cautelar dispuesta por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”, expresaron los abogados de la diputada del Parlasur.

En tanto, en el transcurso de la tarde de ayer se conoció una sentida carta escrita de puño y letra por la líder de la Tupac Amaru desde la prisión, donde expresaba: “Una vez más atropellaron mi dignidad, violaron mis derechos. Qué injusto es que en Jujuy no exista la justicia verdadera ni la democracia. Cómo me gustaría que alguien pudiera ponerle un freno a este atropello que vivo”. El escrito de Sala continúa: “Parece un mal sueño del que no puedo despertar. Les pido que no dejen que esto se repita con ningún argentino”, y culmina firmada “Milagro Sala, presa política en Jujuy”.

La detención de Milagro Sala se produjo a las 7 de la mañana, tras la irrupción en su domicilio de fuerzas del Cuerpo Especial de Operaciones Policiales, acompañados por autos sin patente, sin que fuera notificada de manera previa ni la defensa ni la propia Sala. Si bien el pedido de prisión domiciliaria había sido revocado el pasado 29 de septiembre, la defensa de la dirigente la volvió a pedir el pasado lunes 9 de octubre. “Pullen Llermanos no tiene jurisdicción alguna sobre la domiciliaria de Milagro para hacer lo que hizo. Por ello decimos que está secuestrada, es totalmente ilegal y nos recuerda las épocas más oscuras de nuestro país”, expresó la abogada Elizabeth Gómez Alcorta.

Por su parte, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) ofreció una conferencia ayer al mediodía, encabezada por el periodista y titular del organismo Horacio Verbitsky y Gómez Alcorta, donde precisaron la irregularidad en la que fue apresada Sala y advirtieron que “quieren verla muerta”. Respecto de la orden de Pullen Llermanos, expresaron: “Desconoce la institucionalidad nacional e internacional que rodea el caso de la líder de la organización barrial Tupac Amaru”, añadió el presidente del CELS, quien precisó que “Milagro fue golpeada y está lastimada”, y que también fue golpeado su esposo Raúl Noro.
En tanto, el ministro de Justicia, Germán Garavano, desligó al Poder Ejecutivo nacional y provincial de la reencarcelación de Sala y sostuvo que: “Es un juez independiente que toma una decisión en el marco de sus competencias”. Garavano agregó: “Ni el Ministerio de Justicia, ni el Estado nacional, ni provincial tendrían injerencia en la decisión de un juez”.

La noticia del traslado de Sala a Alto Comedero repercutió a tal nivel que la propia Cristina Fernández de Kirchner hizo mención al hecho durante un acto de campaña en la localidad matancera de González Catán. “Cuando veo cosas como las que pasaron hoy a la mañana, cuando una mujer que estaba cumpliendo una medida de la CIDH en su casa fue prácticamente secuestrada, arrastrada y llevada en un auto sin patente… no quiero más autos sin patente en mi país llevándose gente. No podemos volver a permitir que haya autos sin patente llevándose gente”, manifestó Cristina.

Milagro Sala cumple prisión preventiva por tres causas que se tramitan en su contra, entre ellas por “arrojarle un huevazo a Gerardo Morales”. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales –hoy enquistado en el poder con una justicia provincial armada a dedo por él mismo– mantiene una cruzada personal contra la dirigente.