Provincia: los gremios advierten que rechazan de plano el 10% de aumento de Vidal

Contexto consultó a los gremios Suteba (docentes), ATE (estatales) y CICOP (médicos): coincidieron en no aceptar techos salariales para las próximas paritarias y esperan una convocatoria para comienzo de noviembre donde rechazarán aumentos que sean del 10%, tal como afirmaron fuentes periodísticas.

608
DYN202, BUENOS AIRES 10/11/2016, EL SECRETARIO GENERAL DE SUTEBA, ROBERTO BARADEL, ESTA MA-ANA DURANTE LA CONFERENCIA DE PRENSA OFRECIDA EN LA SEDE CAPITAL. FOTO: DYN/ALBERTO RAGGIO.

Versiones periodísticas, que no fueron desmentidas por funcionarios de Cambiemos, hicieron público que la gobernadora María Eugenia Vidal hará, luego de las elecciones, una oferta salarial del 10% para los trabajadores bonaerenses. De ser así, habrá una fuerte disputa con los gremios. En diálogo con este medio, docentes, estatales y médicos se mostraron en contra de los techos salariales y confirmaron que, de producirse efectivamente esa propuesta, la rechazarán de plano.

Esa cifra de incrementos alcanzaría a 600.000 trabajadores, entre docentes, empleados públicos, profesionales de la salud, enfermeras, judiciales y policías.

La paritaria docente bonaerense será aquella que marque el parámetro para las demás, ya que el gobierno nacional se ha rehusado a convocar a la paritaria nacional docente tal como indica la ley. Las otras tres grandes paritarias son la de los trabajadores nucleados en la Ley Nº 10.430 (administrativos, auxiliares de escuela, enfermeros, trabajadores de la niñez), los de la Ley Nº 10.471 (profesionales de la salud) y los judiciales.

Los gremios consultados reclaman ser llamados oficialmente a las mesas paritarias en noviembre, y que en estas instancias no haya techos salariales sino paritarias libres. Esta postura se sustenta luego de un 2017 en el que el gobierno provincial, en línea con la posición que delineó Mauricio Macri, intentó fijar desde principio de año aumentos del 17% que generaron encendidas luchas, sobre todo con los docentes, pero también con judiciales y médicos.

Para los gremios, los techos salariales son parte del plan de reformas laborales que llevará a cabo el macrismo luego de las elecciones, con la baja de los costos laborales como punta de lanza. El Plan Maestro en educación, que flexibiliza el trabajo docente, y la Cobertura Universal de Salud (CUS), que reduce el acceso a la salud pública, son dos indicios en ese sentido.

“No nos llegó nada oficial, pero no vamos a aceptar ninguna pauta que le haga perder poder adquisitivo a los trabajadores”, aseguró a Contexto Roberto Baradel, secretario general de Suteba. El gremialista afirmó que la cifra del 10% es “mediática”, pero no le resulta extraña “por la política que vienen aplicando de bajar los costos laborales”.

Por su parte, para el secretario general de CICOP (médicos), Guillermo Pacagnini, los techos salariales que ha buscado implementar Vidal este año y posiblemente el que viene “están a tono con los anuncios de ajuste y reformas estructurales para después de las elecciones”, señaló a Contexto. En el caso de la salud, refiere a la reforma sanitaria a nivel nacional, a partir de la aplicación de la Cobertura Universal de Salud (CUS), cuestionada por médicos, gremios y espacios políticos, que restringiría el acceso a la salud a una canasta básica de prestaciones.

“Es un intento de salarios a la baja que vamos a rechazar, al igual que el criterio de paritaria con tope”, afirmó Pacagnini. “La canasta básica que calculó hace dos meses la junta interna de ATE del INDEC es de 25 mil pesos, ese es el punto de referencia del gremio, por lo que nuestro salario inicial no debería ser menor a los 25.000 y los incrementos paritarios serán alrededor del 30%”, evaluó.

Las estimaciones de Cambiemos con respecto a la inflación no tiene buen sustento. Para este año, el gobierno nacional había establecido en el presupuesto 2017 una inflación anual de entre el 12% y el 17%. Pero con el aumento de precios de septiembre de 1,9% medido por el INDEC, la inflación acumulada en los nueve meses transcurridos es del 17,6%, cuando todavía resta transcurrir un trimestre. Además de haber superado ese techo, todavía hay aumentos en combustibles, gas y electricidad que Cambiemos proyecta aplicar, lo que dispararía todavía más la inflación.

Para solventar estos desajustes, la cláusula gatillo será un requisito indispensable para los gremios.

En tanto, Oscar de Isasi, secretario general de ATE y de la CTA Autónoma provincia de Buenos Aires, dijo a este diario que “ese 10% que sale en los medios no alcanza ni siquiera para equiparar la proyección inflacionaria que hace el propio gobierno, dado que en el anteproyecto de ley de presupuesto que eleva Macri al Congreso nacional habla de una proyección inflacionaria para el año que viene del 15,9%, o sea que este 10% está 5,9% por debajo de la proyección”.

El titular de ATE agregó: “No sólo no contempla recuperar poder adquisitivo, tampoco pone los salarios mínimos por encima de la línea de pobreza, por lo tanto en el caso de que hubiera una convocatoria paritaria con estos números, sería rechazada de plano por nuestra organización sindical”.

Este año, los docentes y médicos, tras arduas negociaciones que tuvieron entre medio movilizaciones y arremetidas del gobierno para desarmar las huelgas, lograron subir el techo de Vidal del 17% al 27%. En tanto, los estatales sufrieron un ajuste al obtener un 18% que abrochó la gobernadora a fines del año pasado, aunque estuvo sujeto a la activación de la cláusula gatillo.

De acá en más, los gremios esperan que tras las elecciones la gestión de la gobernadora los convoque para comenzar las negociaciones que, de corroborarse los números publicados por algunos medios afines a la alianza gobernante, tendrán nuevamente resistencias a los ajustes por parte de los sindicatos.