Si hay algo claro en el gobierno de la provincia de Buenos Aires es que María Eugenia Vidal no se caracteriza por predicar con el ejemplo. Cuando se puso al frente de la campaña electoral para elevar la intención de voto de Esteban Bullrich y otros candidatos legislativos de Cambiemos, la gobernadora planteó que “para reducir el déficit fiscal tiene que haber un violento ajuste de la política en cargos y asesores”, así como un ajuste en “el tamaño de las legislaturas”. Incluso agregó: “Ya no se le puede pedir más a la gente. Los argentinos no damos más de impuestos”.

Vidal formulaba estas palabras a pocos meses de firmar un decreto con el objetivo de adjudicarse y adjudicarles a sus ministros, secretarios y subsecretarios exorbitantes partidas de dinero de todos los bonaerenses para la contratación de “asesores premium”.

El Decreto N° 1278/16 dispuso un total de 6.300.000 pesos anuales para la gobernadora, 73.000.000 para sus catorce ministros, 31.000.000 para los seis secretarios y 252.000.000 para los sesenta subsecretarios que tiene la provincia, lo que suma un total de 362.800.000.

“El uso es totalmente discrecional por parte de la gobernadora y sus funcionarios. No hay control ni ningún tipo de información sobre el destino de esas sumas”, dijo a Contexto el diputado nacional Rodolfo Tailhade, quien en los próximos días presentará una denuncia penal ante la Justicia de La Plata para que se investigue el caso.

La cuestión es que no se sabe quiénes son los asesores contratados ni cuánto cobra cada uno. Para Tailhade, parte de los 363 millones se utilizarían “para reforzar los sueldos de la gente que contrató Vidal, que viene a la provincia desde Capital Federal en combis también contratadas y que trabaja sólo de lunes a jueves”.

El legislador del Frente para la Victoria tampoco descarta que otra parte de esa millonaria suma se la repartan entre la mandataria, sus ministros, secretarios y subsecretarios en concepto de “sobresueldos”.

En su denuncia, también incluirá una licitación que puso en marcha Vidal para la compra de 250 autos de alta gama por un monto de 250 millones de pesos. “Esos autos, de un millón de pesos cada uno, van a ser destinados a la planta política de la Gobernación, para el cuerpo de asesores premium”.

Tailhade ya se presentó ante la Justicia por “sobreprecios” en la compra de 150 mil cajas navideñas en diciembre de 2016, por las que el Ministerio de Desarrollo Social provincial, a cargo de Santiago López Medrano, desembolsó 32.918.400 pesos.

“Detectamos sobreprecios cercanos al 150% en la compra de esas 150 mil cajas navideñas que se distribuyeron en los municipios del conurbano, sobre todo entre los sectores más vulnerables. En concreto, Vidal pagó $220 por cada caja con un pan dulce, un budín, una garrapiñada, dos turrones y un cóctel de frutas, cuando un producto de iguales características se conseguía en los supermercados a 85 o 90 pesos. Alguien se llevó 20 millones de pesos con este curro”, afirmó el diputado.

La denuncia por las cajas navideñas de Vidal recayó en la Fiscalía N° 6 de Melchor Romero, que también investigará a las tres empresas adjudicadas: RPG S.A., Olazul S.A., Copacabana S.A. y Teylem S.A.

“Vamos a seguir viendo la existencia de sobreprecios en las contrataciones de la Gobernación, porque por donde se mira hay un festival de sobreprecios. En la obra pública es escandaloso. Ya estamos reuniendo la documentación correspondiente, sobre todo en lo que tiene que ver con asfalto y cordón cuneta”, adelantó Tailhade a este diario.