Los cerveceros platenses se encuentran realizando una juntada de firmas que ya supera las 1.800 adhesiones para solicitarle a Julio Garro que dé respuestas a sus reclamos. Es que el tiempo avanza y las dos fiestas que se hacen desde hace siete años en la ciudad durante este mes no están confirmadas. Pese a que el candidato del oficialismo, Esteban Bullrich, las presentó como la solución emprendedora para la economía argentina, desde la gestión Cambiemos no se aplican las normativas que apoyan al sector.

La Fiesta Artesanal Platense y el Oktoberfest, que tienen lugar en Meridiano V y en Plaza Malvinas, respectivamente, fueron postergadas a raíz de un pedido municipal por las elecciones. Sin embargo, ante el requerimiento de una definición de fechas y de permisos no hubo respuestas concretas y desde la Asociación de Cerveceros Artesanales Platenses (ACAP) señalan que habría un problema entre el Ejecutivo local y el provincial en la realización de eventos donde se distribuya alcohol.

“Nosotros creemos que no quieren asumir el costo de que algo salga mal con el evento al estar relacionado con el alcohol”, dijo a Contexto Gustavo Monopoli, de cerveza Monopoli e integrante de ACAP.

“Por esta incompatibilidad entre Municipio y Provincia, la Municipalidad no quiere tomar la decisión política para llevarla adelante. No van por la afirmativa ni por la negativa, nos derivan de una secretaría a otra y no nos dan definición”, agregó.

En La Plata, el polo cervecero más grande de la Argentina en cantidad de productores, con al menos doscientos, existe la Ordenanza N° 10.950 de 2012 y su Decreto Reglamentario N° 1.649 de 2014. Esas normas municipales tienen el objetivo de “promocionar, apoyar y difundir la producción” del sector, pero el intendente decidió desconocerlas.

“Cuando asumió este gobierno, se dejó sin efecto. Se presentó un proyecto de ordenanza nuevo, superador, pero tampoco hay novedades”, explicó Monopoli.

“No hay nadie que tome la iniciativa de poner en vigencia esta normativa”, dijo a Contexto Rodrigo Zamponi, de la cervecería Monte Longdon y referente de la Cooperativa de Productores de Cerveza Artesanal Platense (CPCAP), que reúne a diversos cerveceros de la ciudad.

Desde ACAP señalaron que la producción cervecera “representa un engranaje en la economía local muy importante”, ya que no sólo abarca a los productores, sino que en La Plata se conformó un gran mercado que va desde los bares y sus empleados, los puntos de recargas y de insumos, hasta el transporte y la construcción. Sin la aplicación de esta normativa, y sin las fiestas tradicionales, el Municipio platense complica el funcionamiento de este engranaje.

En ese sentido, Zamponi explicó que esta incertidumbre en la realización de las tradicionales fiestas se da en un marco donde “se fue cortando” la participación de cerveceros artesanales en las ferias de la ciudad, llegando recientemente al decomiso de barriles a un productor en Plaza Azcuénaga.

“Lo que estamos pidiendo básicamente es que se nos deje continuar con esta tradición que hace a La Plata un polo productivo en alza y mejora”, dijo Zamponi. “Queremos el sí del evento por parte del Municipio. Eso nos falta”, agregó.

Tanto la Fiesta Artesanal Platense como el Oktoberfest para los productores son “sumamente importantes porque es una llegada directa al público, es la posibilidad de hacer llegar al consumidor final nuestro producto y poder tener un poco de feedback”, comentó el integrante de CPCAP.

Por otra parte, la fiesta “te da una ayuda económica interesante porque al no estar del todo legalizados no podemos acceder a líneas de creditos. Las fiestas nos dan esa ayuda para comprar un equipo más; todo cervecero reinvierte ese dinero y lo vuelve a invertir en la ciudad”, sostuvo en tanto Monopoli.

Ayer los productores iban a tener una reunión con autoridades municipales, pero fue suspendida. Con esta falta de respuestas e incertidumbre, los productores el jueves se van a acercar a la Municipalidad de La Plata para exigir respuestas concreta.