Sindicatos nucleados en CTA y CGT, y organizaciones sociales y populares de La Plata se pronunciaron con firmeza este martes ante las cifras de pobreza y desocupación divulgadas por el INDEC el último mes y llamaron a que el Municipio declare la ciudad en “emergencia económica” en el menor tiempo posible.

La sede de la Asociación de Docentes de la Universidad de La Plata (ADULP) fue el escenario elegido para la reunión que conjugó a la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO), al Frente Nacional Agropecuario, a la organización Las Mirabal, a la Juventud Sindical regional La Plata-Berisso-Ensenada, a la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), al Frente Político y Social Carlos Cajade, a la CTD Aníbal Verón, al Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala, entre otras organizaciones sociales.

Allí, todos los sectores confluyeron en la necesidad de plantearle al intendente Julio Garro la inmediata respuesta a los múltiples problemas que sufre la ciudad en materia de mano de obra, economía local, consumo interno, precarización de la vida y falta de inversión.

“Lo que han hecho los aumentos tarifarios en los últimos dos años es excluir gente. Nosotros siempre trabajamos con la idea de incluir usuarios. Ver cómo hacer para poder incorporarlos a las redes eléctricas y de gas. Hasta 2015 había posibilidad de hacerlo. Hoy esa situación es imposible. Estamos hablando este año de excluidos energéticos en la ciudad”, manifestó el titular de DEUCO, Roberto Daud, quien hizo hincapié en las dificultades para acceder a la canasta familiar y las bajas en el consumo interno ante el aumento en costo de vida.

“El 2016 y el 2017 los vamos a recordar como la época en la que tuvimos ‘que pagar tarifas en cuatro cuotas’”, explicó.

“Lo que han hecho los aumentos tarifarios en los últimos dos años es excluir gente. Estamos hablando este año de excluidos energéticos en la ciudad.”

Por su parte, el secretario general de la Juventud Sindical, Ignacio Bruno, expresó: “En La Plata, los números oficiales de este gobierno dicen que estamos llegando a 10,2% de desocupación, quedando en cuarto lugar nacional. Tenemos la necesidad de que atiendan la emergencia que estamos viviendo”.

Asimismo, el dirigente sindical destacó al bloque platense de concejales de Unidad Ciudadana por ser los “únicos que mostraron voluntad de acercar el proyecto a las diferentes Cámaras, porque se debe atener de inmediato”. En esta línea, el representante de la CNCT, Joaquín Fernández, celebró la unidad de las diferentes organizaciones para expresar el reclamo.

En La Plata, el 30,8% de los platenses está por debajo de la línea de pobreza. Este índice creció 6,6 puntos porcentuales en el último año, lo que significa que cerca de 40 mil familias viven en condiciones preocupantes. A estas cifras se suma el ensanchamiento de la diferencia entre la canasta básica promedio y el ingreso familiar promedio, que ya representa el 37,7%, profundizado por el brutal aumento de tasas y tarifas.

Vaciamiento de políticas de género

Por su parte, la presidenta de la ONG Las Mirabal, Flavia Centurión, se refirió a la preocupante situación que atraviesan las políticas en materia de lucha contra la violencia de género, hoy vaciadas de apoyo y recursos: “En lo cotidiano estamos sufriendo la falta de políticas públicas. Hoy por hoy nos estamos llevando a nuestras propias casas mujeres para dormir, porque son golpeadas o abusadas. Estamos recibiendo unas seiscientas mujeres por semana y sin un peso por parte del Estado”.

Centurión remarcó que en la provincia de Buenos Aires, en la actualidad, las denuncias por violencia de género aumentaron un 40%, hubo un 25% más de violaciones a mujeres, y  se registra un femicidio cada cuatro días. En este último índice, explicó, “La Plata está en el tercer puesto de la provincia en materia de femicidios”.

Por otro lado, el representante de los pequeños y medianos productores agropecuarios, Néstor Villacorta, se refirió a la crisis que atraviesa el sector a causa de los aumentos en los alquileres y los beneficios a los grandes terratenientes.

“La mayoría de los compañeros que trabajan la tierra son arrendatarios. En la situación que están hoy, pagan el alquiler o comen, sino se quedan en la calle.”

“La mayoría de los compañeros que trabajan la tierra son arrendatarios. En la situación que están hoy, pagan el alquiler o comen, sino se quedan en la calle. Si hay un quintero que no produce, hay un camión que no carga y hay un verdulero que no vende”, detalló.

El referente de los productores florifrutihortícolas denunció la falta de respuesta del gobierno: “Siempre hubo una silla para escucharnos, en todos los gobiernos. Ahora ni siquiera hubo un pasillo, nos atendieron en la vereda”.

Los diferentes representantes coincidieron en la necesidad de, una vez planteada la demanda en el Ejecutivo, hacer visible el problema en las calles a través de un plan de lucha y posible movilización. En tanto, el reclamo de los sindicatos y organizaciones populares será debatido en diferentes Cámaras este jueves, para avanzar en el pedido de declaración de emergencia.