De manera autoconvocada, por fuera de las Cámaras que las nuclean, más de quinientas pequeñas y medianas empresas industriales de distintos puntos del país tendrán una reunión hoy desde las 14 hs en el Congreso con legisladores de distintos espacios políticos que componen la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados de la Nación, con el fin de generar un marco normativo más propicio para sus inversiones frente a las políticas de libre mercado de Cambiemos que castigan al sector.

Los empresarios de las pymes harán hincapié en una mayor regulación frente al comercio exterior que ubica a las industrias locales en franca disparidad respecto de los costos de producción internacionales. A su vez, los proyectos de leyes del gobierno nacional –la Ley pyme y la Ley del Compre Argentino (que está detenida en Diputados)– fueron definidos como un “paliativo” por los industrialistas porque no resuelven la parálisis de su actividad ni plantean un plan de desarrollo a mediano y largo plazo para el sector.

Leo Bilanski, del Movimiento de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino –espacio que participará del encuentro–, explicó a Contexto los motivos de la convocatoria: “Hay un conglomerado de industriales, fundamentalmente nucleados en los conurbanos bonaerense, de Rosario y Córdoba, que ven mermada su actividad debido a la política macro que está implementando el gobierno nacional: apertura de las importaciones, incentivo a la especulación financiera vía Lebacs y caída del mercado interno”.

A pesar de la retórica de Cambiemos que habla de reactivación, la mejora en la capacidad industrial ha sido muy dispar. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), en agosto la capacidad instalada de las industrias a nivel nacional fue del 67,3%, la más alta del año pero por debajo del 70,1% que marcó en promedio los últimos meses de gobierno de Cristina Kirchner.

“Calculamos que han cerrado alrededor de 7.000 pymes entre formales e informales desde la implementación de este plan económico”, señaló a Contexto Daniel Moreira, titular de Asociación Pyme, entidad nucleada en la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA) que formará parte del reclamo.

“Calculamos que han cerrado alrededor de 7.000 pymes entre formales e informales desde la implementación de este plan económico.”

Moreira remarcó que la razón por la cual la actividad de las pequeñas y medianas empresas no repunta es que “no tenemos mercado interno donde desarrollarnos”, por lo que instó a “declarar la emergencia pyme, porque es una realidad que atraviesa el sector”.

Uno de los sectores que no levanta cabeza es el textil, que con respecto al año pasado descendió su capacidad industrial del 74% al 69,1% “como consecuencia del menor volumen de ventas en el mercado interno”, afirmó el INDEC.

“La necesidad de autoconvocarse es urgente, producto de que las instituciones intermedias no están cumpliendo su rol.”

En tanto, un informe elaborado por la Fundación Protejer sostuvo que la importación de indumentaria formal e informal representa el 50% del consumo interno. Ese estudio también indicó que la cantidad de importadores creció de 504 a 570 empresas entre 2015 y 2016, y en 2017 pasó a 817 firmas. Suertes similares corren los sectores industriales de calzados, alimentos y bienes de capital, por el combo de mayores importaciones, menos ventas y subas de los costos.

Crisis de representación

Otro reclamo de las pequeñas industrias es “la crisis de representación política” por parte de las cámaras industriales. Así lo advirtió Bilansky. “Buscamos que los legisladores escuchen el reclamo sin intermediarios, de primera mano de las pymes”. Y añadió: “La necesidad de autoconvocarse es urgente producto de que las instituciones intermedias no están cumpliendo su rol”.

Como ejemplo, una de las principales cámaras bonaerenses, la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA), no formará parte de la gran comitiva que se dio cita hoy en el Congreso. Así lo confirmó a este diario el propio Nicolás Elicabe, director ejecutivo de la UIPBA, quien dijo que su espacio “no va a participar”.

“Tenemos una agenda de trabajo que venimos desarrollando desde la nueva gestión” para “mejorar la competitividad del sector pyme industrial de la provincia”. Y agregó: “Estamos trabajando con el gobierno (provincial) para obtener una ley pyme provincial que permita obtener algunos alicientes para los sectores industriales de la provincia”. Contexto intentó sin éxito hablar con los voceros de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) para consultar su posicionamiento. Sería igual al de UIPBA.