A menos de una semana de la publicación de los datos del INDEC que indicaron que en la región de La Plata subió 6,6% la pobreza respecto del último semestre del año pasado, las organizaciones sociales y políticas que representan a los trabajadores informales del Gran La Plata realizaron ayer un contundente reclamo a la gestión de Julio Garro en las puertas del Palacio Municipal.

Las principales demandas fueron mejoras salariales y mayor cantidad de puestos de trabajo en las cooperativas, el pago de obras adeudadas por la Comuna y el cumplimiento de acuerdos laborales de obra pública.

Desde las 09:30 hs, las organizaciones se concentraron en el centro de la Plaza Moreno para luego adelantarse hasta la calle 12, frente a la Municipalidad, donde cientos de trabajadores y trabajadoras con sus familias se hicieron escuchar. Había decenas de banderas con los distintos colores que identifican a las organizaciones, que desde el año pasado pusieron en común las necesidades de los barrios de la periferia platense a las que Garro no presta atención.

Luego de cortar la calle 12 y las esquinas que circundan la manzana de la Municipalidad, armaron ollas populares y permanecieron hasta las 16 hs con el objetivo de formar una mesa de diálogo con el intendente, cuya gestión, luego de promesas de campaña previo a las PASO, ha roto relaciones con las organizaciones.

Ante la presencia de numerosos trabajadores que permanecen en la pobreza y la indigencia frente al Palacio Municipal, integrantes del Gabinete del gobierno recibieron a los referentes de las principales organizaciones. Allí les comunicaron que no habrá aumentos salariales. La buena vino por el lado de entablar relaciones para activar el trabajo de las cooperativas por fuera del casco urbano.

Teniendo en cuenta la falta de apoyo de Garro a las cooperativas en los últimos meses, Nicolás Salas, coordinador del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), dijo a este medio que “todo queda en el aire hasta tanto no se confirme aquello que nos dicen”.

Entre las organizaciones, estuvieron las tres principales que nuclean a los trabajadores informales con sus regionales de La Plata: la Corriente Clasista Combativa (CCC), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y Barrios de Pie. También concentraron el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Surcos y el Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional.

“Pedimos aumentos salariales para las cooperativas, que hoy cobran 4.750 pesos, y el municipio lo único que ofrece son doscientos pesos de acá a fin de año, y herramientas de trabajo e insumos, porque las cooperativas trabajan con muy poco, sobre todo las de la periferia”, señaló Salas.

Los cooperativistas que se movilizaron ayer a la Municipalidad forman parte del 30,8% de pobres que hay en la región. Los datos del INDEC arrojaron que hay 57.000 nuevos pobres en relación con el último semestre de 2016. Estos datos convierten esta zona del país en el conglomerado donde se registró el mayor aumento de este registro.

Así y todo, después de convenios en marzo entre funcionarios garristas y las organizaciones para generar trabajo en las periferias a través de obra pública, sobre todo construcción de veredas y cordones, recolección de basura y limpieza de las calles, en las últimas semanas el gobierno local rompió todo tipo de vínculo, envalentonado con sus resultados electorales. Además, los trabajadores denunciaron que en los primeros meses del año las cooperativas hicieron trabajos de reparación en escuelas y jardines y el municipio no pagó, o directamente Garro no puso la firma para comenzar.

“Hemos llegado a acuerdos con el municipio para hacer obras propuestas por ellos mismos para levantar la obra pública en los barrios y darle trabajo a los compañeros. Pero esos mismos acuerdos no fueron cumplidos por el municipio”, afirmó Cristian Medina, coordinador de Barrios de Pie.

“Hay contratos firmados por el municipio para hacer veredas en los barrios hace cinco meses. Eso ha quedado sin avanzar en lo más mínimo”, dijo Ramiro Berdesegar, titular de la Corriente Clasista Combativa. “Hemos refaccionado en los primeros meses de este año más de 28 escuelas que se caían a pedazos, y todas esas obras no se han continuado. Son más de 5 mil cooperativistas este año, que solo han recibido un aumento del 5%”, completó.

Al tiempo que el trabajo cooperativista escasea por la falta de políticas que apunten al sector, en los barrios de la periferia platense, cuando hay lluvias, se inundan las calles. Es un contraste con la obra pública que vuelca el municipio en el casco urbano de la ciudad.

“En los barrios solo de vez en cuando se recolecta la basura. El resto de las tareas de zanjeo, desmalezamiento y recolección de la basura lo hacemos las organizaciones”, refirió Berdesegar.

“No venimos a generar conflicto, queremos resolverlo. Garro tiene que brindar trabajo y poner en condiciones los barrios, poner sus calles en condiciones para que entren las ambulancias, porque después de un año y medio de gestión ya no pueden criticar a gobiernos anteriores”, dijo a este medio Osvaldo Casanova, secretario general de la CTEP Evita La Plata.

Medida añadió: “En muchos casos, si no fuera por el trabajo de limpieza de los compañeros en los barrios, la situación sería mucho más crítica. El Estado brilla por su ausencia. Hay obras públicas de maquillaje en el centro para la clase media, lo cual no vemos mal, pero también en los barrios hay necesidades. En nuestros comedores llegan cada vez más cooperativistas a pedir changas porque su situación es cada vez más complicada”.

En la misma línea, Salas afirmó: “Pedimos que haya mayor cantidad de obra pública en la periferia, porque hay muy poca y el municipio concentra todo en el centro de la ciudad con empresas, cuando también podrían participar las cooperativas”.