“Desde que habían pintado el rostro de mi viejo en la plaza, no volví a caminarla, no podía, si tenía que cruzarla lo hacía bordeándola. Bueno, ahora voy a poder caminar por en medio de la plaza”, dijo ayer con ironía y desgarro Rubén López, hijo de Jorge Julio López, cuya imagen fue borrada anteayer de Plaza Moreno, en La Plata, luego de permanecer nueve años allí.

Junto con el inmenso rostro de López, del suelo de la plaza fue borrada también una imagen de las islas Malvinas, pintada allí bajo ordenanza municipal.

La noticia fue comunicada al hijo de Julio López a través del concejal del FpV-Pj Fabián Lugli, quien había recibido noticias de la organización que había pintado la imagen de Malvinas también limpiada.

“Me enteré por Fabián Lugli que ambas pinturas estaban borradas, tanto la de mi viejo como la de islas Malvinas. Me da mucha bronca, ya que para borrar esas imágenes se necesita un objeto contundente, se repintó varias veces. Hasta ahora estoy esperando que alguien se digne a levantar el teléfono y me dé una explicación, el Municipio o Provincia, pero alguien que se haga cargo”, dijo a Contexto Rubén López, respecto del hecho que denunció en las redes sociales y recibió apoyo de inmediato.

“Nos llegó una versión extraoficial que dice que a la imagen la borró la lluvia del fin de semana. Es un disparate, hace años que está la imagen, tiene que llover ácido para que pase eso”, recordó.

El hijo del testigo en el juicio contra el represor Osvaldo Etchecolatz anunció que, más allá del hecho, la imagen de López será pintada otra vez. “No van a borrar la memoria de mi viejo. Ya se ofrecieron quinientas personas a pintar el rostro otra vez. Que no me jodan, porque voy a pintarles la Casa Rosada, la Municipalidad, la Catedral, hasta que se den cuenta de que no me van a callar”, advirtió.

En tanto, López recibió ayer el apoyo de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, donde mantuvo una reunión con autoridades de la casa de estudios, incluida la decana y concejal platense, Florencia Saintout.

“Todavía están averiguando qué fue lo que pasó. Estoy permaneciendo tranquilo, aunque con bronca, para dar lugar a que me den una explicación. Pero no digan que no les avisé después”, dijo Rubén López, quien aclaró además que recibió palabras de apoyo por parte de Sergio Maldonado, hermano de Santiago Maldonado, quien lleva desaparecido más de dos meses.

Por su parte, el concejal platense, Fabián Lugli, ya presentó un pedido de información en la Municipalidad platense: “Nadie sabe quién fue y por qué. Se hizo deliberadamente, no puede borrarse solo por el paso del tiempo. En la Municipalidad nadie me dio respuesta. En estos días, estimo, será tratado en el recinto”.

En esta línea, Lugli agregó: “Ambas imágenes representan la Memoria, borrarlas es retroceder, es olvidar; por eso vemos como una falta de respeto a nuestros héroes de Malvinas y a la familia de Julio López, y una falta grave al ignorar la voluntad del cuerpo legislativo, que hayan sido quitados de forma arbitraria”.

La imagen permanecía ahí desde 2008, tras cumplirse veintiún meses de la segunda y definitiva desaparición de López, en septiembre de 2006. En tanto, la de las islas Malvinas había sido realizada bajo ordenanza municipal por el Centro de Ex Combatientes de las Islas Malvinas (CECIM) La Plata.