Trabajadores de los Equipos Comunitarios de Salud, antes llamado Programa Médicos Comunitarios, que funciona desde 2004, denuncian que el Ministerio de Salud de la Nación está vaciando esta política pública destinada a acercar atención médica a los barrios de distintos puntos del país.

El programa depende de la cartera nacional de Jorge Lemus, que lo financia, aunque los centros de salud trabajan en estrecha relación con los municipios por su anclaje territorial. En La Plata hay cuarenta y seis centros en los que se desempeñan repartidos 170 profesionales, entre clínicos, obstetras, psicólogos, trabajadores sociales, odontólogos, enfermeras, entre otros.

En la capital bonaerense, en línea con lo que está ocurriendo en otras provincias, los trabajadores reclaman que el Ministerio de Salud no vacíe el programa. Afirman que la preocupación surgió luego de que desde la Secretaría de Salud del municipio les hayan comunicado que Nación decidió hacer un descuento del 20% en los salarios –que son de 11.800 pesos– a partir del comienzo de 2018.

la preocupación surgió luego de que el municipio comunicó que Nación decidió hacer un descuento del 20% en los salarios –de $11.800– a partir del comienzo de 2018.

“El lunes pasado, el secretario de Salud del municipio nos dijo que no vamos a tener aumentos porque no estaba estipulado en el presupuesto. Tenemos becas renovables cada tres meses y lo que pedimos es el pase a planta para regularizar nuestra situación”, dijo a Contexto Belén Garutti, delegada de ATE en Salud y odontóloga en el Centro de Salud Nº 41 ubicado en Altos de San Lorenzo.

“Si dejamos de existir, dejan de existir un montón de funciones de las salitas que son derechos de las personas que viven en los barrios”, señaló Garutti, quien remarcó que “el programa está acéfalo”.

La intranquilidad de los trabajadores de cara a su futuro se sustenta en los números del próximo presupuesto para la cartera de Salud, que prevé un ajuste del 1% con respecto al de este año. “En el proyecto de presupuesto que envió el gobierno en estos días al Congreso, hay casi un 40% de reducción del dinero asignado a este programa, de los recursos que se transfieren desde Nación para los recursos y el pago de los sueldos”, advirtió en diálogo con Contexto Nicolás Kreplak, exviceministro de Salud de la Nación y referente de la fundación Soberanía Alimentaria.

“En el proyecto de presupuesto que envió el Gobierno en estos días al Congreso, hay casi un 40% de reducción del dinero asignado a este programa.”

“Desde que asumió este gobierno nacional no hubo nuevos cohortes de formación para quienes recibían estas becas, lo que se hizo fue prorrogar a los que venían de años anteriores. En algunos lugares el programa era central, muy importante para la comunidad”, agregó Kreplak.

Las necesidades en estos centros de atención inmediata para los vecinos de los barrios son altas y los recursos humanos y materiales escasos. “Estamos en una situación muy crítica. Hacen falta más médicos profesionales: donde yo trabajo no hay médico clínico y psicólogo, que son muy importantes para la gente”, añadió Garutti.

“Tenemos una gran incertidumbre por lo que va a pasar el año que viene con nuestros trabajos y el funcionamiento de las salitas”, dijo a Contexto Jorgelina Tucker, trabajadora social de los Centros de Salud de Tolosa (Nº 14) y de City Bell (Nº 5).

La trabajadora señaló que en Tolosa “no hay pediatra y los profesionales tienen que desdoblarse para trabajar”, mientras en City Bell “los servicios de luz y de gas son muy deficientes, con instalaciones viejísimas y sin mantenimiento”.

Además de la problemática que significan los inminentes descuentos salariales, los trabajadores de los centros no han recibido aumentos en lo que va de este año. Comúnmente perciben los incrementos acordados a nivel nacional, pero en 2017 el Ministerio de Salud no dispuso estos ingresos, por lo que siguen cobrando lo mismo que el año pasado. Por este motivo, los médicos se han acercado a la Municipalidad para pedir la intervención de Julio Garro, quien no se ha mostrado dispuesto a reconocerlos como trabajadores municipales.

El programa se cae a nivel nacional

En todos el país son 12 mil los trabajadores que hacen tareas en estas salitas. Además de los casos de La Plata, en las provincias de Córdoba y San Juan los trabajadores viven realidades similares.

En la provincia cuyana, Nación debe los salarios de todo 2017, por lo que los 64 profesionales se han movilizado a Ministerio de Salud provincial desde donde iniciaron gestiones sin obtener respuestas.

En Córdoba, en lo que va de 2017 tampoco han cobrado ningún mes. Son alrededor de seiscientos trabajadores. En algunos casos, como en la localidad de Alta Gracia, los municipios se han hecho cargo de las deudas.