El Juzgado Federal Nº 1 presentó una inhibitoria al Juzgado de Garantías Nº 5 de la ciudad, lo cual significa el pedido de no seguir interviniendo en la causa por la desaparición de Johana Ramallo, la joven platense desaparecida hace más de dos meses.

Hace una semana, los abogados y abogadas de la familia Ramallo denunciaron la causa en la Justicia federal como delito de trata, porque entienden que Johana cayó en una red de proxenetismo. Al día siguiente, la fiscal Betina Lacki, a cargo del caso desde sus inicios, en la Fiscalía Nº 2, declinó parcialmente su competencia.

Al efectuarse la denuncia de la familia Ramallo en la Justicia federal, el fiscal federal Hernán Schapiro tomó vista y pidió la causa al Juzgado de Garantías N° 5, a cargo de Marcela Garmendia.

“Claramente (la fiscalía) ve elementos que pueden hacer presumir que Johana puede ser víctima del delito de trata”, explicó Silvina Perugino, una de las abogadas que representa a la familia de la joven.

Ahora, los abogados y abogadas de la familia Ramallo esperan la respuesta de Garmendia al Juzgado federal, que “nosotras pensamos que va a inhibir” por el hecho de que cuando Lacki presentó la competencia, ella lo aceptó. “O sea que si acepta la declinatoria va a aceptar obviamente la inhibitoria por la Justicia federal”, dijo Perugino a Contexto.

Además, la abogada explicó que como el escrito federal “directamente se mandó al Juzgado de provincia”, aún no pudieron acceder a ellos, y hasta “que no esté la inhibitoria no nos van a aceptar como querella”. Y agregó: “Una vez que nos acepten, recién vamos a tener acceso a esos escritos”.

Esta intervención de la Justicia federal responde a una demanda que la familia y los abogados y abogadas de los Ramallo presentaron hace tiempo sobre el cambio de carátula de la causa y la separación de la Policía bonaerense de las investigaciones. Pedidos que fueron rechazados por la fiscal Betina Lacki.

“Estamos optimistas y expectantes de que la causa empiece a andar y encontremos a Johana”, finalizó Silvina Perugino.