Organizaciones sociales de La Plata nucleadas en la Asamblea de Niñez convocaron a la comunidad a participar mañana a las 14 hs de la movilización que partirá desde la Municipalidad hasta la Gobernación. Con la consigna “El hambre es un crimen”, las organizaciones buscan visibilizar la “dramática situación” que atraviesan los barrios periféricos de la capital bonaerense, que pone en jaque las posibilidades de niños, niñas y adolescentes.

Referentes de las más de veinte organizaciones platenses que conforman la Asamblea de la Niñez dieron ayer una conferencia de prensa junto a chicos y chicas de distintos barrios en el Hogar Ángel Azul del barrio Hipódromo, en la que denunciaron el “crítico estado” socioeconómico de las barridas, agravado por el retiro de las administraciones del Estado de las gestiones nacional, provincial y local de Cambiemos.

“Necesitamos que el Estado trabaje más en el territorio con las organizaciones sociales, porque hoy los barrios están desprotegidos en el marco de una campaña de criminalización de la pobreza, y eso es lo que tenemos que revertir y visibilizar”, dijo a Contexto Hernán Améndola, coordinador del Hogar Ángel Azul.

“Necesitamos que el Estado trabaje más en el territorio con las organizaciones sociales, porque hoy los barrios están desprotegidos en el marco de una campaña de criminalización de la pobreza.”

Las principales demandas que remarcaron los integrantes de las organizaciones son el crecimiento de la cantidad de alumnos que asisten a los comedores, potenciado por la pérdida o deterioro del trabajo de sus familias, la falta de apoyo estatal al trabajo de las organizaciones, sin que haya articulación entre estas y los gobiernos local y provincial, y la campaña de estigmatización de los niños pobres impulsada por medios de comunicación poderosos, pero también por los intentos de ciertos sectores políticos por bajar la edad de imputabilidad.

“La niñez es una corresponsabilidad social, no solo una responsabilidad estatal. Pero también entendemos que el Estado no puede abandonar a las organizaciones que se ponen al hombro esa corresponsabilidad, dejando a la intemperie el laburo que se viene haciendo. Por eso hacemos un llamado a la sociedad a que ponga la oreja en los pibes y pibas”, dijo Ricardo “Polaco” de Udaeta, egresado del Hogar del Padre Cajade.

La marcha saldrá desde la Plaza Moreno hacia la Plaza San Martín. Allí habrá una gran variedad de actividades e intervenciones artísticas, culturales y deportivas, protagonizadas por los chicos y chicas.

“La situación en los barrios es cada vez más dramática; hay un abandono absoluto por parte del gobierno y también hay una pauperización en la relación con las organizaciones sociales, que son las que tienen el contacto directo con los chicos y chicas que viven los problemas”, señaló en diálogo con este medio Daniel Cajade, sobrino del padre fundador de la Obra Carlos Cajade, de la cual es referente.

“Estamos en un contexto en el que lo que estamos discutiendo ya no son las actividades culturales que hacemos día a día en nuestros hogares, sino si el pibe pudo comer o no”, añadió Tomás Bover, otro de los responsables de la Obra de Cajade.

La Asamblea de la Niñez fue formada por más de veinte organizaciones populares dedicadas a trabajar en los derechos de la niñez y la adolescencia, teniendo en cuenta que tienen agendas y preocupaciones compartidas. “Nos agrupamos a raíz de que cada vez se ven más las necesidades en los barrios, con los comedores llenos cuando antes habían bajado los niveles de gente que asistían; otra vez empezaron a subir y ese es un índice de que algo está pasando”, afirmó Hernán Améndola.

En tanto, Tomás Bover apuntó a la creciente violencia que ejerce el Estado en los barrios. “El hambre es un crimen, porque hay un empeoramiento de las condiciones de vida de los pibes que afecta distintas dimensiones de su vida: la alimentación y la escolaridad, mientras la cara punitiva del Estado es la primera que se expresa frente a ellos y es ahí donde vemos una retirada de la cara asistencial y una embestida creciente de las fuerzas policiales”.

Micaela, adolescente alfabetizadora en un hogar de Los Hornos, llamó a movilizar “por los chicos que van sin comer al colegio, que a veces dejan la escuela por eso o porque tienen que ir a trabajar porque sus papás están desocupados”.

El municipio sigue sin pagar el gas del Hogar del Padre Cajade

El Hogar de Carlos Cajade, con más de treinta años de existencia y conocido en toda la ciudad por su compromiso social con los niños y niñas en situación de calle, se encuentra en serios aprietos económicos debido a que la Municipalidad que gobierna Julio Garro no paga el servicio de gas tal como está consignado en un convenio entre las partes. En veinte años que tiene el convenio, es la primera vez que tienen este tipo de problema, recrudecido por los altos aumentos tarifarios.

Tras volverse público el tema por la repercusión mediática que tuvo, la gestión recibió a los referentes de la Obra de Cajade, aunque todavía no tomó cartas en el asunto.

En concreto, el acuerdo implicaba que el Municipio se hiciera cargo de los servicios, así la organización podía dedicar los ingresos de las becas de la Ley Nº 13.298 de Niñez y Adolescencia a otros fines. Lo que hizo el Municipio fue cambiar el proceso: que la organización pague los servicios para luego reintegrar los montos. Además de que esto genera demoras en los reembolsos, Cambiemos desconoce la carga de gas envasado, único modo de que haya gas en la institución, donde no llega la instalación.

“Tuvimos algunas reuniones, nos empezaron a recibir, pero no vemos ninguna cuestión concreta con respecto a nuestro reclamo, que tiene que ver con que la Municipalidad reconozca esos servicios dentro de los convenios vigentes, cosa que por ahora no hemos logrado. La Municipalidad tiene una supuesta predisposición al diálogo, pero todavía no se concretó en acciones puntuales”, advirtió Daniel Cajade.

“Hubo un acercamiento en el que nos dijeron que van a volver al viejo convenio y mínimamente van a pagar la luz. El tema no está resuelto porque las facturas del gas son las más caras y no las están reconociendo”, agregó Hernán Améndola.