El martes en Las Rosas, barrio de la localidad de Melchor Romero, los frentistas usaron el humor como forma de reclamo y celebraron el aniversario de una gran cantera ubicada en la zona de 157 entre 513 y 514. En agosto de 2016 habían iniciado una serie de reclamos administrativos en el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) y en la Municipalidad de La Plata para erradicar tal basural. Sin embargo, un año después se encuentran sin respuestas.

En agosto del año pasado “empezó nuestro letargo”, consideró en diálogo con Contexto Facundo, de la Asamblea de Autoconvocados de Las Rosas, quien explicó que además de las gestiones administrativas han hablado con diferentes funcionarios provinciales y municipales.

“Esto ya lleva un año. Hicimos todas las gestiones administrativas y ya todos saben la realidad de la problemática, pero no notamos que esto mejore”, agregó el asambleísta.

La cantera, que en fotos parece una pileta llena de residuos, tiene basura tanto domiciliaria como de desperdicios de construcciones cercanas. Esto genera en el barrio una gran contaminación que la OPDS ya detectó en inspecciones, al ver que el agua de pozo de los vecinos no era apta para consumo. Esta inspección generó una contravención para el dueño de este terreno convertido en basural, pero la cantera sigue allí contaminando las napas.

Desde la Asamblea sostienen que ante la falta de soluciones no hay argumentos. “Lo que hablan de la OPDS es que no hay recursos y como es un privado se deslinda la responsabilidad del Estado. Pero realmente tiene una responsabilidad muy grande: si el Estado no puede articular mecanismos para cuidar la salud de los vecinos, estamos perdidos. Por eso planteamos que es una cuestión sanitaria que pone en riesgo no solamente las napas de agua y la contaminación ambiental que genera, sino también la salud de todas las familias”, sostuvo Facundo.

Agotadas todas las instancias administrativas, los vecinos ironizaron con un festejo, pero exigen la erradicación y remediación de este basural porque, además, ha generado erupciones en la piel de niños, al tiempo que, con la llegada del calor y la advertencia del dengue, el agua estancada resulta un problema.

“Lo que queremos es que tome una decisión tanto el intendente como la gente de Provincia, porque esto se trata de un daño ambiental”, concluyó el referente de la Asamblea.