Por Florencia Zanello

Ayer se cumplieron dos meses de la desaparición de Johana Ramallo, la joven platense que fue vista por última vez en la esquina de 1 y 63 de esta ciudad. A raíz de esta situación, y luego de distintas trabas burocráticas y técnicas en la causa que investiga su paradero, los familiares, abogados y abogadas dieron una conferencia de prensa en el Museo de Arte y Memoria de la Comisión Provincial por la Memoria en horas de la mañana.

Por la tarde, a pesar de la lluvia, familiares, amigos, amigas, organizaciones feministas, sociales y políticas se congregaron a la esquina de 1 y 63 para marchar por la ciudad. La marcha empezó pasada las 17 hs. La primera parada fue la Dirección de Investigaciones de la Policía bonaerense (DDI), ubicada en 1 y 59, donde se leyó parte del documento confeccionado para la ocasión.

“A lo largo de la investigación, quienes tienen la obligación de buscarla, como es el caso de la Fiscalía Nº 2 a cargo de Betina Lacki, el Juzgado de Garantías Nº 5 a cargo de la jueza Marcela Garmendia, la DDI, la Comisaría 9ª de La Plata y la de Villa Ponzati, durante este tiempo no han demostrado interés alguno en encontrar a Johana”, leía una voz femenina por el megáfono.

Luego, siguieron por calle 59 hasta 5, donde se encuentra la Comisaría 9ª, encargada de controlar y patrullar la zona donde fue vista Johana por última vez. “Denunciamos el avance de las zonas liberadas para las redes de trata. En los últimos meses hemos sido testigos de cientos de casos de pibas que han sido víctimas de intentos de secuestros en diferentes puntos de la ciudad”, continuó el documento. “Como si fuera poco, esto sucede a cuadras de la Casa de Gobierno y de diferentes comisarías de la ciudad.”

La extensa columna avanzó por calle 60, bordeó Plaza Rocha y tomó calle 7 hasta las fiscalías platenses. “Ahora, ahora, resulta indispensable, que aparezca Johana, el Estado es responsable”, cantaban los manifestantes mientras la lluvia caía sobre las banderas y carteles con la cara de Johana.

“Frente a la escandalosa omisión de la prueba que claramente define múltiples delitos relacionados con el proxenetismo, la explotación sexual de mujeres y niñas, la captación, la venta de estupefacientes, en una zona identificada donde se congregan diariamente las personas que podrían ser las responsables de la desaparición de Johana, nos preguntamos ¿por qué la Fiscalía y la Policía no quieren encontrar a Johana? ¿A quiénes se está encubriendo? ¿Qué intereses están protegiendo?”

El punto final de la marcha fue la Gobernación bonaerense, donde se terminó de leer el escrito colectivo. “Sabemos que con la lucha vamos a lograr que el Estado nos devuelva a Johana y a todas las pibas que son desaparecidas para ser prostituidas”.

“Exigimos el traspaso inmediato de la causa del Juzgado provincial al Juzgado Federal”, y también “una Audiencia pública con la gobernadora María Eugenia Vidal”, finalizaron frente a la Casa de gobierno cerrada, vallada y custodiada por policías.

La causa

Josefina Rodrigo, abogada de la familia, explicó en conferencia de prensa que la causa está intervenida “con algunas dificultades”, ya que la semana pasada se denunció en el Juzgado Federal de turno como delito de trata, “que es lo que entendemos que está ocurriendo con Johana”.

“Esa causa está avanzando ahora con los pasos formales de darle vista a la Fiscalía, pedir las actuaciones de lo que tramitó en provincia, y eso es una formalidad que tiene que cumplir”, relató.

A su vez, se refirió al manejo desprolijo de parte de la Fiscalía Nº 2, con Betina Lacki a la cabeza a cargo del caso desde sus inicios, por haber pedido “una declinatoria de la competencia por entender que se encuentra enmarcado en un delito de trata”, luego de la denuncia de la familia Ramallo al Juzgado Federal por el mismo motivo.

“Lo entendemos como una contradicción por lo menos, si hace quince días entendió que no había delito y ahora lo quiere circunscribir en delito pero que no corresponde ni siquiera a su fuero”, expresó la abogada de los Ramallo.

Josefina Rodrigo se refiere al cambio de carátula de la causa que los abogados y abogadas presentaron a la fiscal, donde pedían que lo califique como “desaparición forzada de persona” y no como “búsqueda de paradero”, algo que Lacki rechazó por “no descartar ninguna hipótesis”.

En este sentido, la declinatoria de competencia presentada por Lacki se está tramitando por vía accidental en el Juzgado Nº 5, a cargo de la jueza Marcela Garmendia, que tiene la última palabra.

“Decidimos ir hacia el fuero federal por el delito de trata porque veíamos en el contexto, por la forma en que había desaparecido Johana, que había elementos que nos hacían pensar en la posibilidad de una red de trata de personas”, consideró por su parte Víctor Hortel, otro de los abogados de la familia Ramallo.

En este sentido, que la denuncia se esté tramitando en un fuero federal implica que intervengan otras fuerzas que corresponden a la Justicia federal. Lo que no significa que la Policía provincial se desentienda de la investigación, sino que debe indagar en los delitos conexos con la trata y continuar con la búsqueda de Johana.

Por ende, el pedido de apartar a la Policía bonaerense del caso, como se pidió con el cambio de carátula, estaría contemplado implícitamente en la denuncia realizada al Juzgado Federal por los abogados y abogadas.

Por otra parte, Silvina Perugino, otra de las abogadas de la familia, se sumó a la crítica hacia Lacki y aportó que, al momento de la conferencia de prensa, otra de las abogadas autorizadas en el caso estuvo en las Fiscalías y confirmó que “acaban de hacer un allanamiento en la casa de una chica, que no voy a identificar, pero que figura en el expediente en el primer cuerpo”.

El expediente está conformado por nueve cuerpos, de casi dos mil fojas. “La fiscal acaba de allanar la casa de alguien que figura en el primer cuerpo y que si tuviera algo que ver con el delito, imagínense”, dijo la abogada, haciendo referencia a la ventaja de tiempo con la que contó la persona allanada para acomodar la situación a su conveniencia.

El Estado es responsable

Durante la lectura del documento elaborado por la familia y organizaciones que apoyan la causa, se denunciaron amenazas a los familiares de Johana.

“La semana pasada, efectivos policiales interceptaron en plena calle a un integrante de la familia, lo amenazaron y lo golpearon, con un claro mensaje intimidatorio”, explicaron. Y agregaron: “Por nuestra seguridad, hacemos responsables a la gobernadora María Eugenia Vidal, a la fiscal Betina Lacki y a los efectivos de la DDI”.

Por otra parte, el escrito explicitó la situación de vulnerabilidad que atravesaba Johana y su familia al momento de su desaparición, que no es muy distinto al actual.

“A lo largo de su vida Johana ha transitado el empeoramiento de sus condiciones de vida, frente a un Estado que en materia de políticas públicas de niñez y juventud no garantizó el ejercicio de sus derechos humanos”.

Con la creación de políticas sociales e inclusivas, como el programa Ellas Hacen, Johana y Marta, su madre, pudieron encausar su proyecto de vida. Pero este tipo de políticas “ha sufrido el vaciamiento y la pérdida salarial de sus trabajadoras, profundizando las malas condiciones económicas y la consecuente vulnerabilidad en las situaciones de vida”.

En consecuencia, Johana se encontraba en situación de prostitución desde hacía casi tres meses, tras “ser captada por redes de proxenetas a través del consumo de drogas con falsas promesas de solución rápida a los problemas que atravesaba la familia”.

“Esta lucha la voy a seguir cueste lo que cueste y pase lo que pase, por muchas pibas más, por muchas Johanas más”, expresó Marta Ramallo. Y finalizó: “Yo quiero que todos sepan que Betina Lacki, que la DDI de La Plata, los de la Comisaría 9ª, son tan proxenetas como los que se llevaron a mi hija”.

Johana Ramallo fue vista por última vez el miércoles 26 de julio en 1 y 63, cerca de las 20 hs. Tiene veintitrés años, es delgada, de tez blanca y pelo negro. Al momento de su desaparición tenía puesto un jean negro con blanco nevado, una campera marca Reebook y zapatillas blancas Nike. Para aportar información fueron dispuestos los números 221-618-8006, 221-589-4011 y 221-304-0179, así como la página de Facebook “Buscamos a Johana Ramallo”.