El científico Roberto Salvarezza presentó ayer un recurso de amparo en el fuero Contencioso Administrativo Federal porteño para que el presidente Mauricio Macri confirme vía decreto su designación como parte del directorio del CONICET, luego de haber sido elegido democráticamente en julio de 2016 por los investigadores para integrar el área de Ciencias Exactas y Naturales del organismo.

Macri lleva una demora de catorce meses para firmar el decreto, procedimiento para certificar la elección de los directores del CONICET. El órgano parte del Ministerio de Ciencia y Técnica está compuesto por un presidente (Alejandro Ceccatto), elegido por el presidente de la nación, dos vicepresidentes y seis directores. Estos últimos ocho son elegidos por investigadores, consejos universitarios, organizaciones representativas de la industria y del agro, y por las provincias.

Los únicos dos cargos que no fueron oficializados por Macri son el de Salvarezza y el del químico Miguel Ángel Laborde (vicepresidente), ambos críticos de la gestión macrista. Mientras Salvarezza no fue nombrado, Laborde sigue en función pero con su mandato vencido desde octubre, debido a la falta de la firma del líder de Cambiemos de la renovación. En tanto, quien ocupa de modo irregular el cargo de Salvarezza es Vicente Macagno, cuyo decreto venció también en octubre del año pasado pero sigue desempeñándose.

“Hemos presentado un amparo por mora, no solo por estar perjudicada mi persona por la no designación, sino también porque se está perjudicando la institución del CONICET, en momentos en que se están tomando decisiones muy importantes”, dijo Salvarezza a Contexto. “No tienen ninguna justificación administrativa para que no se apruebe”, añadió, y consideró que “hay claramente una postura política discriminatoria para que yo no ingrese”.

Salvarezza es candidato a diputado nacional por Unidad Ciudadana, es expresidente del CONICET (2012-2015) y recibió los premios Konex y Houssay por sus investigaciones en nanotecnología. “Pasaron más de catorce meses y Macri sigue sin firmar el decreto de mi designación. El presidente no respeta la elección de los científicos”, afirmó.

Distintas organizaciones de científicos y universitarias han expresado su “preocupación” por la decisión del macrismo de cajonear el nombramiento. Entre estas, lo hizo el grupo de Ciencia y Técnica, quien envió una carta al ministro Lino Barañao pidiendo explicaciones al tiempo que advirtieron sobre la decisión del gobierno de intervenir el organismo. Posición muy similar han tomado las organizaciones gremiales universitarias Feduba y Conadu, y las asociaciones civiles científicas que integran el Encuentro Permanente de Asociaciones Científicas (EPAC), entidades que han emitido comunicados alertando sobre la situación que atraviesan Salvarezza y Laborde.

Este reclamo se lleva a cabo en el marco del ajuste del macrismo en el sector de Ciencia y Técnica (CyT): comparando el presupuesto 2016 con el de 2017 confeccionado por el macrismo y aprobado en el Congreso, para este año la función de CyT en términos de su participación en el PBI descendió de 1,53 a 1,34. Por su parte, el CONICET fue el único organismo del sector que no sufrió recortes (creció 3% en términos reales), aunque tampoco creció, como lo venía haciendo en la última década.

El conflicto de Salvarezza también se da mientras las organizaciones que representan a los científicos le exigen a Lino Barañao por la incorporación de los quinientos investigadores del CONICET en Universidades nacionales bajo las condiciones laborales (salariales y de estabilidad) pautadas en el acuerdo de diciembre de 2016, puntos que la gestión se obstina en no cumplir.

Tras la toma pacífica durante una semana del MinCyT por parte de la comunidad científica y universitaria, las autoridades llamaron a una nueva reunión para hoy a las 09:00 hs luego de comprometerse a realizar gestiones con la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) para destrabar la problemática.