Las Madres de Plaza de Mayo conmemorarán este 24 de septiembre los cuarenta años de su primera asamblea en el Parque Pereyra Iraola. Será a las 11 hs en la parada El Palenque, a la altura del kilómetro 38 del Camino General Belgrano, donde colocarán un gran pañuelo blanco y descubrirán una placa recordatoria.

Estarán acompañadas por Florencia Saintout, decana de la Facultad de Periodismo de la UNLP y candidata a diputada bonaerense por Unidad Ciudadana, Demetrio Iramain, director de la revista ¡Ni un paso atrás!, y Luis Zarraz, responsable de prensa de las Madres. Todos ellos brindarán una clase magistral y luego cerrará Pablo Llonto, periodista y abogado de derechos humanos.

“Habrá un almuerzo a la canasta. Puede venir todo el mundo”, dijo la presidenta de Madres, Hebe de Bonafini, al ser consultada por Contexto. Y remarcó: “Estamos muy orgullosas de esa primera asamblea que desafió a la dictadura, de haber tomado ese gran riesgo cuando si se reunían más de cuatro personas eran denunciadas a la policía. Éramos sesenta mujeres y, a partir de ahí, empezamos a sentir que nuestros hijos vivían”.

Las Madres llegaron por primera vez a la Plaza de Mayo el 30 de abril de 1977, pero no todas volvían. Era necesario organizarse, contenerse, formar grupos en cada localidad para sostener la lucha por sus hijos desaparecidos.

“Esa era la gran preocupación de Azucena y de las compañeras. Por eso decidimos hacer una asamblea y llevar un documento que explicaba por qué teníamos que nuclearnos en Capital, La Plata, Berisso, Ensenada, Punta Lara y todo el Gran Buenos Aires. Y se eligió el lugar que yo había propuesto, el Parque Pereyra, en la parada El Palenque”, contó Hebe.

Llevaron un tablón, dos caballetes y algunos bancos arriba del colectivo. Así se hizo esa histórica asamblea que estuvo encabezada por Azucena Villaflor, Esther Ballestrino de Careaga y María Ponce de Bianco, quienes en diciembre de ese mismo año serían secuestradas por los grupos de tarea de la dictadura cívico-militar.

“Ellas eran las mujeres que nos iban indicando el camino. La tenían re clara. Grandes compañeras, irremplazables. Ellas, como nuestros hijos, están vivas. Compañeras que hicieron lo que hicieron ellas, no pueden morir nunca”, señaló la titular de Madres.

Hebe habló con este diario luego de la marcha 2.058 en Plaza de Mayo, que contó con la participación del estudiante Federico Rudi, de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, uno de los colegios tomados en contra de la reforma educativa porteña que pretende imponer el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

“Este Día del Estudiante no nos encuentra en los Bosques de Palermo o en Plaza Francia, sino ocupando más de treinta escuelas en la ciudad, en contra de una reforma que entendemos nefasta. Por el contenido mismo, que roza el absurdo cuando plantea que vamos a tener que trabajar la mitad de las horas del último año del secundario para las empresas privadas”, explicó el alumno.

Ante cientos de personas que se acercaron a la Plaza a pesar de la lluvia persistente, Hebe se mostró “emocionada” de “escucharlo a Federico porque nuestros hijos alguna vez también tomaron las escuelas”.

También llamó a “trabajar mucho” de cara a las elecciones legislativas del 22 de octubre: “La política es un trabajo de todos los días y todas las horas. Hacer política es como respirar. En la vida se gana y se pierde, y así es como se aprende. Se aprende con los golpes, con los gases, con los palos, con el dolor, con la muerte y con la vida”.

En ese marco, la titular de Madres recordó que, tras el secuestro de su hijo mayor, el más chico le dijo: “Mirá, mamá. Si vos no seguís haciendo la vida como siempre, si no seguís escuchando música, cocinando y teniendo plantas, no vas a poder luchar. Te tenés que preparar para una lucha muy dura”.

“Y tenía razón: para luchar hay que ser feliz, hay que sentir la vida por adentro, que no nos gane el dolor o la angustia. Tenemos que vencer ese dolor y ese cansancio. Hacer política es amar la vida y hacer la patria. Y la patria no la tiene que hacer sólo Cristina, la tenemos que hacer entre todos, poniendo lo mejor que tengamos”, concluyó.