Por Carolina Robles

El Club Atlético Estrella de Berisso se fundó el 20 de enero de 1921 y hasta hoy su crecimiento ha sido incesante. Con el fútbol como deporte preponderante y constructor de la esencia del club, los de color albinegro fueron trazando su historia en los espacios deportivos de la ciudad de La Plata.

Sin embargo, el básquet, y más específicamente el básquet femenino, ha logrado también cimentar su camino y escribir algunas páginas de la historia de la institución. Y no es para menos que, desde 2001 hasta la actualidad, ellas hayan marcado un nuevo paradigma en lo que respecta al rol de la mujer en el deporte y en la sociedad.

El proyecto nació en ese año como un desprendimiento de varias instituciones, luego de que la competencia femenina fuera extinguiéndose por cuestiones de conveniencia dirigencial. Pehuén García, actual dirigente de “la cebra” y miembro de la Comisión Directiva, explicó en diálogo con Deportes en Contexto cómo fue el proceso en el que reunió a un grupo de jugadoras provenientes de equipos de La Plata y alrededores –donde el básquet dejó de existir como competencia– y les generó un sitio donde desempeñarse.

De esta manera nació el básquet de Estrella como piedra fundacional y nunca paró de crecer. El desarrollo de este proceso comenzó con la participación en la Liga del Río de La Plata, la construcción de una escuelita, y continuó con la creación de las categorías inferiores y formativas.

Luego de un progreso escalonado y tras salir campeonas de la Liga Rioplatense, en 2012 Estrella tuvo la posibilidad de ampliar sus horizontes y participar de la Liga Nacional de Básquet Femenino, cuando la CABB (Confederación Argentina de Basquetbol) decidió organizar un torneo que reuniera a los ganadores de cada Asociación. El equipo berissense emprendió este desafío con un plantel conformado por jugadoras juveniles del club y algunas provenientes del interior, sumándole como refuerzos a jugadoras emblemáticas del país.

El óptimo rendimiento de las platenses en su primera participación a nivel nacional desencadenó la decisión dirigencial de evolucionar como protagonistas de la Liga de Capital Federal y superó ampliamente sus expectativas, no sólo como equipo, sino también a nivel institucional.

Es por eso que el club decidió invertir y ampliar su interés en esta disciplina, viéndose reflejado el resultado en la actualidad con la presencia de un equipo rentado de gran nivel competitivo. Para lograrlo, fue determinante el gran trabajo de esponsorización que realizó la dirigencia, teniendo en cuenta que es sumamente costoso solventar la participación en un torneo de semejante magnitud.

Se trata de una apuesta para construir la identidad de Estrella de Berisso y del deporte femenino, con las mujeres como bandera para romper los esquemas de los deportes tradicionales de los clubes de barrio.

Actualmente, las chicas de Estrella conforman un plantel de gran envergadura que consta de un técnico y head coach, dos asistentes, un preparador físico, un kinesiólogo, un masajista y las catorce jugadoras. El equipo de Leonardo Castro se entrena cuatro veces por semana y los módulos se dividen en la parte física, de pelota y una rutina específica en el gimnasio.

Estamos hablando de una competencia de alto rendimiento deportivo que implica una gran cuota de sacrificio y entrega por parte de todos y todas los que protagonizan esta aventura que genera la participación de las mujeres y la posibilidad de manifestarse en igualdad con el deporte como herramienta de lucha.

Hoy el Club Atlético de Berisso cuenta con seis equipos de las divisiones inferiores que compiten en el Torneo Metropolitano, una escuelita de formación que participa de los encuentros escolares de la Asociación Platense de Básquet todos los fines de semana, y un equipo representativo de la Liga Nacional de Básquet. Además, de ese equipo, el 80% de sus integrantes juega en la Liga Metropolitana Nivel 1 (el nivel más importante de Argentina después de la Liga).

En lo que respecta a la Liga Nacional de Básquet Femenino, las cebras lograron el 3er puesto en la fase regular de la Zona Sur y ya en los playoffs enfrentaron a Deportivo Berazategui, que paradójicamente es el rival clásico de Estrella, lo que le otorgó un condimento especial.

Pero la garra y el corazón que tiene este equipo no fueron suficientes para ganarle a un Deportivo Berazategui que supo aprovechar todas sus virtudes en el juego y barrió la serie 2 a 0.

Las dirigidas por Leonardo Castro quedaron así eliminadas de los playoffs de la Liga Nacional de Básquet Femenina, habiendo dado que hablar, a paso firme y con un objetivo claro: dejar a su club lo más alto posible y demostrar que las mujeres también son partícipes de la historia grande de los deportes en Argentina.