La Unión de Obreros Plásticos y Empleados Plásticos (UOPYEP), informó que la empresa Nicoll, que forma parte del Grupo Corporativo Aliaxis, presentó en el Ministerio de Trabajo de la Nación un Procedimiento Preventivo de Crisis, donde detalla que por el déficit financiero es inviable seguir con las operaciones en Argentina.

“Nosotros nos enteramos de todo esto cuando el Ministerio le notifica al sindicato, pero del lado de la empresa no salió ningún jefe ni gerente a dar la cara ni a explicar la situación”, explicó a Contexto Cristian Maldonado, delegado de la planta en la que corren riesgo 150 trabajadores de fábrica más 23 administrativos.

Con empresas en Chile, Uruguay, Panamá, Perú, Colombia, Costa Rica y México, según los trabajadores de Nicoll Eterplast, la firma pretende seguir su producción fuera del país. “Nuestra suposición es que para Aliaxis es mucho más factible fabricar afuera y exportar toda la producción hacia nuestro país. Para la firma esto es mucho más rentable”, comentó Maldonado.

En el mes de junio, la empresa comenzó a vender maquinarias y materia prima a otras filiales de la compañía. Ante este panorama, notificaron al sindicato, con el cual presentaron una denuncia en el Ministerio de Trabajo, desde donde llamaron a las partes a una reunión. “La empresa se presentó a esas audiencias y negó totalmente que tenga la intención de irse del país o cerrar la planta”, relató el delegado.

La caída del consumo es uno de los problemas que más golpea al sector del plástico. “La mayoría de las empresas están con el 60% de su capacidad productiva”, explicó a Contexto Enrique Bracalenti, secretario general de este sindicato en La Matanza. El 90% de lo que se produce es de consumo cotidiano y del mercado interno, por lo que “indudablemente esto se debe al deterioro salarial que tienen los trabajadores”.

Bracalenti comentó que en La Matanza hay alrededor de 450 fábricas del sector plástico, en donde no solo bajó la producción, sino que también se avanzó con la reducción de personal, al tiempo que las horas extras y el ingreso de personal nuevo se detuvieron.

“La mayor cantidad de las fábricas de plástico están trabajando en un 50 o 60% de productividad”, explicó el delegado, quien agregó que muchas pymes de La Matanza dedicadas a este rubro han cerrado sus puertas.

Los trabajadores de Nicoll Eterplast se manifestaron el día de ayer en las puertas de la planta de La Tablada para exigir respuestas por parte de la empresa, pero, a la hora del cierre de esta edición, no había novedades al respecto. “De ahora en más no sabemos si vamos a cobrar, porque nadie da la cara”, sostuvo Maldonado.