El 13 de septiembre de 2016, el gobierno argentino de Mauricio Macri, a través de su viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Foradori, firmó un acuerdo por el que se comprometió a cumplir con las pretensiones británicas sobre las islas Malvinas.

Referentes políticos, como Alicia Castro y Guillermo Carmona, lo rechazaron desde que tomó estado público. El gobierno nacional se negaba a reconocer que lo firmado fuera un acuerdo y aseguraba que era “sólo una hoja de ruta”, lo que fue desmentido recientemente por la propia primera ministra británica, Theresa May.

Este miércoles, figuras de la política, excombatientes y referentes de los derechos humanos convocaron a una conferencia de prensa para denunciar la política de desmalvinización llevada adelante por el gobierno macrista y repudiar el acuerdo.

La conferencia fue convocada por Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, Guillermo Carmona, vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, Alicia Castro, exembajadora ante el Reino Unido, y Ernesto Alonso, referente del Centro de Ex Combatientes de Malvinas de La Plata (CECIM). También participaron el diputado nacional Axel Kicillof, el diputado nacional por Tierra del Fuego Oscar Martínez, y los diputados del Parlasur, Oscar Laborde y Daniel Filmus.

Carmona aseguró que “el martes 13 de septiembre de 2016 es una fecha infausta, en la que se concretó un acuerdo entre el gobierno argentino y el del Reino Unido, que no dudamos en calificar como ‘acuerdo infame’. Este implica la subordinación de la Argentina a los intereses británicos, y la consagración de una situación de cesión de soberanía en la cuestión Malvinas”.

“A un año de este acuerdo, Argentina ha sufrido enormes retrocesos en su reivindicación de soberanía por la cuestión Malvinas”, afirmó.

El diputado Carmona señaló que “es necesario remarcar que ha sido obviada la legal y constitución revisión del Congreso sobre este acuerdo binacional”. Además, “reiteramos el rechazo al acuerdo, reclamamos que la Cancillería argentina vuelva atrás en relación con este acuerdo y solicitamos, una vez más, la interpelación al ministro de Relaciones Exteriores”.

Por su parte, la exembajadora Alicia Castro resaltó que “el acuerdo que se firmó hace un año entre nuestra Cancillería y la de Gran Bretaña representa un retroceso enorme en relación a la política de Malvinas”.

“Este retroceso es parte de la política de entrega en relaciones exteriores que lleva adelante este gobierno. En el acuerdo del 13 de septiembre de 2016 se establece que se van a remover todos los obstáculos para el crecimiento económico de las islas en lo que hace a hidrocarburos, a pesca y navegación. He sido embajadora en el Reino Unido y puedo asegurarles que esto plasma literalmente el reclamo y la pretensión británica en relación con la explotación de los recursos naturales en las islas Malvinas. Esto significa el desmantelamiento de todas las medidas jurídicas, administrativas y legales que ha tomado la Argentina para proteger los recursos naturales de 40 millones de argentinos”, señaló.

La exembajadora remarcó que “este año hemos visto gestos, acciones políticas y simbólicas de desmalvinización. Han desaparecido, en muchos casos, las islas Malvinas y la Antártida de nuestros mapas. Se está rematando el edificio del Instituto Antártico Argentino, lo que es favorable a la pretensión británica sobre el territorio antártico argentino. No se ha protestado más sobre la explotación de la pesca, ha avanzado la exploración de hidrocarburos con la presencia de grandes compañías petroleras y ha avanzado la militarización de las islas”.

Por su parte, el Premio Nobel, Pérez Esquivel, aseguró que “no puede ser que un gobierno haga estas cosas a espalda del pueblo”, y remarcó que “la entrega de la soberanía de las islas Malvinas sería una traición a la patria. Esto no lo podemos permitir porque hay un reclamo legítimo sobre la soberanía de las islas”.

“La gran base militar británica en las islas es una amenaza no solo para Argentina, sino para toda la región”, concluyó Esquivel.

Por último, el referente del CECIM, Ernesto Alonso, señaló que “en Tierra del Fuego los excombatientes están haciendo una jornada de duelo en el monumento que representa a las islas usurpadas en 1833 y han bajado la bandera a media asta para repudiar este acuerdo nefasto”.

“Hemos visto en estos últimos tiempos, a partir de la asunción del gobierno de Macri, que despareció la denuncia contra los ejercicios permanentes que Gran Bretaña hace en los territorios usurpados”, afirmó.

Alonso aseguró que está en la intención del Reino Unido avanzar hacia la Antártida. “Cuando uno llega a Malvinas, ve en el museo que allí tienen que dice: ‘Esta es la puerta de entrada a la Antártida’. Estamos asistiendo a un plan sistemático de entrega de nuestro patrimonio nacional, un plan sistemático de entrega de nuestra soberanía”, concluyó.