El Hospital Alejandro Korn de Melchor Romero es el principal centro de salud del oeste del Gran La Plata. Tanto sus trabajadores como el gremio CICOP vienen visibilizando la crítica situación que atraviesa el servicio público: infraestructura deteriorada, falta de higiene, de insumos y de profesionales, lo que genera que las condiciones de trabajo sean sumamente complejas para la atención.

A esos reclamos de larga data se le suma uno específico vinculado al área de pediatría. En un comunicado, el gremio que nuclea a los médicos bonaerenses denunció “la gravísima situación del servicio, que muestra con claridad el abandono del sistema público de salud por parte de las autoridades provinciales”.

Sostuvieron que existe una “falta de voluntad política para resolver los problemas” por parte del Ministerio de Salud del gobierno de María Eugenia Vidal, que no hace nada para cumplir con la promesa de nombrar cuatro cargos de pediatra, tal como se habían comprometido en una reunión con el gremio en la que también participaron las autoridades hospitalarias, realizada el 10 de agosto.

Laura Constanzo, presidenta de la seccional Romero de CICOP, dijo a Contexto que “el problema de pediatría es crónico, pero en estos últimos años la situación ha empeorado, porque de cuatro jefaturas que tiene el servicio hay dos vacantes que nadie quiere cubrir por las condiciones de trabajo que se viven y las otras dos jefaturas están cubiertas pero esas personas están con carpetas médicas prolongadas por el desgaste que conllevan, donde en muchos casos se hacen muchas funciones a la vez por la falta de profesionales”.

Las cuatro áreas de pediatría en el hospital son la atención de guardia pediátrica, consultorios externos de pediatría, neonatología, sala de internación conjunta (madre/bebé), partos y traslado de pacientes bebés en estado crítico a otros centros asistenciales. La falta de profesionales hace que aquellos que actualmente trabajan tengan que desdoblarse en diversas tareas, sin posibilidad de atender correctamente a los pacientes del oeste del Gran La Plata, una zona social vulnerable cuyo principal hospital es el Alejandro Korn.

“Estamos muy desgastados y en muchos casos la situación es insostenible”, dijo a Contexto Giselle Pérez, pediatra del hospital. “Junto al área de salud mental, la de pediatría es la más crítica. Y la solución que plantean las autoridades del hospital es un recorte, porque pretenden que no cumplamos los horarios en los que hacemos consultorio y hagamos solo guardias, cuando hay mucha gente que no viene por urgencias pero tenemos que atenderlos igual.”

Para que no recaigan diversas tareas en pocos profesionales, los pediatras han pedido que en la guardia de ese sector haya dos pediatras por día más un neonatólogo. “Actualmente no hay ningún neonatólogo de guardia, a pesar de que en el Hospital hay partos. Y los sábados y lunes durante el día tampoco hay pediatras de guardia”, afirmó Pérez, quien agregó que “hay guardia de pediatría pero no de internación”.

En medio del funcionamiento adverso para médicos y pacientes, en muchos casos ocurren episodios de violencia entre las personas que esperan para ser atendidas y los pediatras que se las arreglan como pueden.

En la reunión de agosto con los trabajadores y gremialistas, desde la gestión del ministro Andrés Scarsi, que reemplazó en julio a Zulma Ortiz tras su renuncia, habían informado sobre la posibilidad de cubrir cuatro vacantes en cargos de pediatras. En ese momento, desde CICOP pidieron que se hiciera un llamado público para completar los cargos. “No lo han hecho. Entonces, lo que vemos es un desinterés tremendo de las autoridades”, remarcó Laura Constanzo, quien agregó que “las condiciones de trabajo y los salarios bajos hacen un combo explosivo para resolver el problema”.

La falta de predisposición del gobierno de Vidal en dotar de mayores recursos la salud pública se percibe en el incumplimiento de la regularización de los seiscientos médicos becarios de toda la provincia. Constanzo señaló que hasta el momento “sólo han pasado a planta cincuenta”. Ese punto había sido pautado en el último acuerdo paritario entre las partes.