Este sábado, cuando Jhonan de La Barrera y Joel Rochieri se encontraban esperando un colectivo en Diagonal 80, en La Plata, fueron interceptados por un grupo de adolescentes que los insultaron y golpearon en pleno centro platense.

“Para mí, ser puto es un orgullo, pero ellos lo usan como un insulto”, explicó Joel Rochieri, quien tras ser agredido verbalmente recibió una patada de atrás por uno de los adolescentes.

Según explicó la pareja, eran “entre diez y veinte” chicos que no superaban los diecisiete años. Joel, al intentar defenderse de quien le había propinado la patada, fue atacado por el resto. “En un momento puedo escapar de eso, doy unos pasos, veo para atrás y lo veo a mi novio que estaba en el piso recibiendo golpes. Fue un momento muy difícil”, comentó Joel. Al grito de “negro puto de mierda”, Jhonan fue agredido por la patota de adolescentes.

En ese momento, según imágenes que difundió el Municipio de La Plata a través de la Secretaría de Seguridad, se puede ver cómo Joel vuelve a ser atacado, esta vez con una piedra en su cabeza. “Lo sentí, me toque y tenía todo sangre. Justamente ese chico se habrá asustado porque cuando vieron la sangre se fueron”, sostuvo Rochieri.

“La policía nos pasó por enfrente en motocicletas. Mi novio y las demás personas les gritaron para pedir ayuda porque yo estaba herido. Hicieron caso omiso y siguieron de largo como si nada hubiera pasado”, denunció Joel, quien recibió cinco puntos en su cabeza al ser hospitalizado.

Si bien Joel y Jhonan reconocen haber recibido insultos y agresiones en otras oportunidades, nunca sufrieron un ataque tan violento. “Lo que recibimos como parte de la comunidad gay es constante y cotidiano. Inmediatamente, cuando nos tomamos de la mano es un riesgo. Es triste vivir así”, relataron.

“Estamos viviendo con miedo porque hay una sociedad que está fuertemente atravesada por la violencia: desde el gobierno con un intendente que dice que las trans necesitan psicólogos más que trabajo y un presidente que piensa que los homosexuales somos enfermos. Eso no es así; eso profundiza la violencia”, explicó De La Barrera. “También están protegidos porque saben que hay un gobierno que no hace nada”, agregó.

“Eran pibes que nos atacaron por odio”, dijo, y agregó que “claramente fue un ataque homofóbico y hasta racista”.

“Yo no los condeno ni quiero que los metan en la cárcel”, explicó Jhonan sobre el grupo de adolescentes que los atacaron. “Yo quiero que tomen conciencia; conciencia de que existimos y que los putos, las tortas y las travas existimos y resistimos cada día”, concluyó el estudiante de periodismo.