Tras semanas de comunicados, de alertas y manifestaciones, vecinos organizados del barrio platense Gigante del Oeste se dirigirán este miércoles a presentar un petitorio en la Municipalidad, en demanda de una plan de acción inmediato para terminar con el abandono de la zona por parte de la gestión de Julio Garro.

Problemas como la falta de luminaria, zanjeo, cuidado de las calles y desmalezamiento hicieron del barrio una zona liberada donde, semana a semana, los vecinos sufren hechos delictivos.

“El miércoles 6 de septiembre a las 11:30hs, los vecinos del barrio Gigante del Oeste, nos acercaremos hasta la Municipalidad para entregar un petitorio a las autoridades pertinentes. Dicho petitorio tiene que ver con la problemática de público conocimiento, la cual tiene que ver con la falta de seguridad y la ausencia del Estado en materia de infraestructura propiciando un escenario apto para el delito. Se sumarán a la actividad otros barrios de la ciudad de La Plata que sufren la misma situación”, anunciaron los vecinos a través cadenas de mensajes y las redes sociales.

La situación no es nueva, sino que es denunciada desde la llegada de la nueva gestión municipal al poder, cuya falta de medidas profundizó el nivel de deterioro del Gigante del Oeste en particular, y de la periferia platense en general.

“En la última etapa del mes sufrimos muchos hechos delictivos en el barrio. Por eso queremos visibilizar el problema de manera integral, pedir mejoras de infraestructura y calidad de vida. Entendemos que la ausencia del Estado en la periferia platense es grave, y el hecho de que tengamos que ir nosotros a la Municipalidad demuestra que si no hacemos visible la demanda es como si no existiera”, dijo a Contexto Daniel Santú, vecino del barrio y parte del grupo que convocará este miércoles a residentes de diversos barrios de la periferia platense, como Sicardi, Los Hornos y Hernández.

“Las demandas son enormes en varios barrios del oeste. Y llegamos a la conclusión de que la ausencia del Estado es una política de esta gestión. Creo que el abandono de la periferia es una política ejercida desde un principio. Un casco urbano que se ve pintado, arreglado, con obras de ‘maquillaje’, y una periferia que está a merced de las pocas obras que se realizaron”, sostuvo Santú.

“La desigualdad que se está generando en las zonas más humildes y más vulnerables es una desigualdad muy peligrosa, ya que la ausencia de gestión provoca un caldo de cultivo de violencia. Eso no es justificar los robos ni mucho menos, sino que el foco de atención tiene que estar en eliminar la desigualdad”, añadió.

Más allá de las denuncias, los vecinos ya llevaron sus inquietudes a la delegación municipal de Lisandro Olmos, localidad a la que pertenece el Gigante del Oeste. Según explicaron, además de la presencia policial, lo que necesitan es un rol más activo de la Municipalidad con respecto a la infraestructura del barrio. “Hay una importante falta de recursos. Tienen un solo patrullero para toda la zona de Romero, por ejemplo”, expresó Santú, y agregó que hace pocos días, una camioneta de la policía quedó varada en una esquina, en un pozo entre las calles, hoy intransitables a causa de la falta de mantenimiento.

El barrio fue construido gracias al PRO.CRE.AR. y tiene muy pocos años de existencia. En las tierras ubicadas entre 47 y 52 y entre 173 y 177 viven 423 familias. Mañana al mediodía se movilizarán a pedir respuestas a Julio Garro y convocan a toda la comunidad platense a solidarizarse con la problemática.